Las medidas del BCE arrastrarán al euríbor y acercan el cobro por los depósitos

Los analistas de la entidad esperan que este indicador "permanezca bajo en el futuro previsible"

Irene Hernández
Bolsamania | 13 sep, 2019 09:05 - Actualizado: 14:25
tiposcb

Las últimas medidas anunciadas por el Banco Central Europeo (BCE) tendrán su impacto en las hipotecas. Con el euríbor en mínimos históricos y acercando la posibilidad de que los intereses por los préstamos para la compra de una vivienda se sitúen en negativo, hay analistas que vaticinan que este índice se verá arrastrado de manera significativa. Además, acerca la posibilidad de que se empiece a cobrar por los depósitos a particulares.

Mario Draghi anunció este jueves que el organismo que preside decidía, entre otras medidas, recortar la tasa de facilidad de depósito en 10 puntos básicos, hasta el -0,5%, mientras que mantiene los tipos de interés oficiales en el 0%. "Las expectativas son que los tipos se mantengan bajos en los próximos años" y se espera que el euríbor "se mantenga bajo en el futuro previsible". Los últimos recortes anunciados por el BCE "penalizan aún más a los bancos " y "arrastran" al índice al que se encuentra referenciadas la mayoría de las hipotecas. De hecho, "es probable que el impacto sea significativo", explican desde Barclays.

El euríbor cerró el mes pasado en su nivel más bajo, en el -0,356%, acumulando ya seis meses consecutivos registrando descensos. El índice se adentró en febrero de 2016 en terreno negativo por primera vez en la historia ante la política ultraexpansiva del BCE para apuntalar la recuperación en la zona euro. Aunque "no se sabe cuál podría ser su cotización a 20 o 30 años vista", "a corto plazo, es muy probable que el euríbor se mantenga en negativo", señalan en el comparador financiero HelpMyCash.com. Los analistas de XTB comparten la opinión y creen que la tendencia del euríbor continuará siendo bajista, ya que "las incertidumbres dentro de la economía y una posible recesión repercuten directamente en la situación del diferencial".

Este panorama acerca la posibilidad de que los intereses de los préstamos para la compra de una vivienda pueden caer tanto que sea posible no tener que pagarlos o, incluso, que al cliente le paguen por ello. Hay que tener en cuenta que, para calcular el interés de todas las hipotecas se aplica un diferencial, que se suma al euríbor y que actualmente es de un punto por término medio. Por ello, aunque el euríbor esté en negativo, el interés que se paga por estos préstamos todavía no ha bajado de cero. Sin embargo, durante la burbuja se concedieron hipotecas con diferenciales tan bajos como el 0,25, con lo que no es descabellado pensar que esto pueda llegar a ocurrir.

Aunque el euríbor esté en negativo, el interés que se paga por estos préstamos todavía no ha bajado de cero

Pero los bancos están intentando reaccionar lanzándose a una guerra para internar captar clientes que se decanten por contratar una hipoteca a un tipo de interés fijo. "Con un euríbor a la baja y en mínimos históricos, apenas ganan dinero con préstamos a tipo variable, por lo que esta guerra de precios pretende incentivar la contratación de hipoteca fijas para mejorar los márgenes de beneficios", afirman desde el comparador.

Además, con el reciente cambio de la normativa hipotecaria, que se comenzó a aplicar hace poco más de dos meses, "queda claro que el interés remuneratorio en los préstamos con garantía hipotecaria no podrá ser negativo, por lo que los hipotecados que están firmando sus préstamos desde la entrada en vigor de esta normativa no llegarán a percibir intereses por su hipoteca por parte del banco", señala el equipo legal de reclamador.es. Así, las personas que contrataran una hipoteca a partir del 16 de junio "no podrán tener nunca un tipo negativo por ley", ya que, aunque se prohibió definitivamente la clausula suelo, se habilitó una clausula cero, es decir, que si los tipos bajan de este nivel, "el banco nunca devolverá dinero", explica la presidenta de Asufin, Patricia Suárez.

Pero una cosa es lo que la banca quiere y otra es lo que debe. Si la escritura no dice nada al respecto -nadie pensaba que los tipos pudieran estar en negativo-, puede conseguir que le paguen si reclama a la entidad o en los tribunales. "Las entidades financieras deberían cumplir lo firmado en las escrituras del préstamo hipotecario, por lo que es fundamental, antes de iniciar una nueva batalla judicial, realizar un análisis pormenorizado del préstamo". "Los consumidores tienen derecho a reclamar si creen que han sido vulnerados sus derechos", añaden. Precisamente, algunos bancos se han curado en salud antes de la reforma de la ley haciendo que los clientes escribieran de su puño y letra que renunciaban a cobrar si los intereses entraban en terreno negativo. Algo que se puede entender que reconoce, implícitamente, que los préstamos que no tienen esa adenda sí tienen derecho a cobrar.

Por otro lado, tras las medidas anunciadas por Draghi, las entidades tienen cada vez más complicado encontrar canales por los que obtener ingresos. Por ello, a partir de ahora pueden empezar a plantearse seriamente el cobro por los depósitos a particulares de la misma manera en la que ya han comenzado a hacer con algunas empresas.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión