ep archivo   el presidente de banco sabadell josep oliu en una imagen de archivo
El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu.Pau Venteo - Europa Press - Archivo

Las acciones de Unicaja han subido con fuerza en el Ibex 35 (+3,46%) tras conocerse que Banco Sabadell está interesado en fusionar ambas entidades, habiendo llegado a ofrecer el traslado de la sede de Alicante a Málaga. Por su parte, los títulos de Sabadell han repuntado un 2,74%.

  • 1,218€
  • -0,57%
  • 0,971€
  • -0,46%

El diario 'El Confidencial' publica en exclusiva que Josep Oliu, el presidente de Sabadell, ha buscado apoyos en el Banco de España y en diversos políticos para preparar el terreno para este movimiento que se perfila desde el pasado verano, como adelantó el diario 'Ara'. Aunque entonces esta toma de contacto no llegó a buen puerto, desde el banco catalán creen que el terreno podría estar mejor preparado ahora.

Junto al traslado de la sede, Sabadell se guardaría otro as en la manga para tratar de convencer al banco andaluz: que la Fundación Unicaja, máximo accionista de la entidad, fuese también el mayor inversor del nuevo grupo.

El pasado 1 de febrero, César González-Bueno, consejero delegado de Sabadell, reconocía en la presentación de resultados anuales de la compañía que había habido "muchas conversaciones externas" sobre la vuelta de la sede social del banco a Cataluña, pero también "nada nuevo en este momento". De igual modo, el CEO de la entidad catalana indicó que no había conversaciones para la venta de TSB (filial británica) ni tampoco para compras, aunque "si hubiese algo en venta, lo miraríamos".

Los analistas destacan varios factores a favor de esta operación. Por ejemplo, los perfiles complementarios de ambos bancos: uno más centrado en empresas (Sabadell), otro en banca de particulares (Unicaja); Sabadell con más presencia en el litoral mediterráneo y la cornisa cantábrica, Unicaja con fuerte presencia en Andalucía y las regiones colindantes. También permitiría que ambos ganasen cuota de mercado y tamaño, consiguiendo un efecto similar al de la fusión de CaixaBank y creando una entidad valorada en cerca de 18.000 millones si recuperasen su valor en libros.

No obstante, la fusión también presenta obstáculos, mayormente por el lado del banco andaluz. En primer lugar, parece difícil que Unicaja se aventure en otra operación de estas características una vez superada la crisis de gobernanza de dos años y medio tras la integración de Liberbank y la remodelación de su Consejo de Administración. Por otro lado, fuentes consultadas por 'El Confidencial' creen que la operación echaría por tierra el potencial de mejora del banco y se muestran confiadas en que la dirección encabezada por Isidro Rubiales, nuevo CEO del banco andaluz, haga florecer las cuentas de la entidad andaluza.

A su vez, la fiscalidad de la Fundación Unicaja plantea otro problema adicional para este movimiento. La institución presidida por José Manuel Domínguez controla algo más del 30% de Unicaja, porcentaje que se elevaría hasta el 31% si se completa el programa de recompra anunciado por el banco, pero la fusión reduciría ampliamente su participación en la entidad fusionada. Si bajase del 30%, el impacto fiscal sería notable, ya que no formarían parte del mismo grupo fiscal y se cree que solo accederían a esta operación si se compensara con creces esta pérdida.

En las últimas semanas, ambas entidades han presentado sus resultados anuales. Sabadell anunció que su beneficio aumentó un 55%, hasta los 1.332 millones, en 2023, unas cifras acogidas con diferente entusiasmo por el mercado: Renta 4 destacó que se incumplieron previsiones y que el margen de intereses decepcionó, mientras que Bankinter opinó que las partidas clave y TSB evolucionaron positivamente.

En cuanto a Unicaja, el banco andaluz ganó 267 millones de euros el año pasado, un 4% menos, tras saneamientos de 546 millones. Los expertos acogieron de forma positiva estas cuentas, en las que se observó un incremento "sustancial" de los márgenes. Asimismo, la compañía anunció la distribución de un dividendo de 132 millones de euros y un programa de recompra de acciones valorado en 100 millones de euros.

Noticias relacionadas

contador