l-arabie-saoudite-renonce-au-projet-d-ipo-de-saudi-aramco
Saudi Aramco.
318,73$
  • 3,49$
  • 1,11%

"EEUU tiene a Apple y Arabia Saudí tendrá a Aramco". Así resume JP Morgan el salto al parqué de la petrolera estatal que tendrá lugar el próximo 11 de diciembre. Los saudíes han fijado su precio en 1,7 billones de dólares, es decir, será una empresa aún más valiosa que colosos como la propia Apple (1,1 billones), Amazon (867.000 millones), Microsoft (1,1 billones) y Alphabet (911.000 millones), matriz de Google.

La hoja de ruta de Saudi Aramco pasa por poner a la venta un 1,5% de su capital, es decir, unos 3.000 millones de acciones, con un precio de entre 30 y 32 riyales (entre 8 y 8,5 dólares por acción). Su OPV tendría un valor de unos 25.600 millones de dólares fijándonos en la horquilla superior de la banda de precios.

De situarse ahí, la petrolera estatal puede llegar a superar los 25.000 millones de dólares captados por la china Alibaba tras su debut en Wall Street en 2014. Dentro de sus planes no está la idea de hacer 'roadshows' ya que el príncipe heredero Mohammed bin Salman no quiere que su OPV se comercialice en el extranjero.

En base a esto, la Bolsa de Riad ha restringido al 15% el peso de Aramco en sus índices con el fin de reducir la potencial dominancia de grandes empresas cotizadas.

Según datos de Samba Capital, NCB Capital y HSBC Saudi Arabia, algunas de las entidades colocadoras de la OPV de Aramco, el tramo institucional de la OPV, que concluirá el próximo miércoles, había recibido suscripciones por importe de 144.100 millones de riyales (34.860 millones de euros) en las dos primeras semanas del proceso.

De este modo, los inversores institucionales han solicitado la suscripción de unos 4.600 millones de acciones de Saudi Aramco, un nivel de demanda que duplicaría sobradamente la oferta de papel para este tramo de la OPV.

¿HAY VIDA MÁS ALLÁ DEL PETRÓLEO?

La idea de bin Salman es recaudar miles de millones colocando estas acciones y utilizarlos para diversificar el negocio del mayor exportador de crudo del mundo invirtiendo en industrias ajenas a este sector y en la creación de empleo en el país.

Saudi Aramco ha fichado hasta a nueve entidades para la colocación de su OPV, entre las que se encuentran las estadounidenses JP Morgan y Morgan Stanley. "Vemos en esta OPV un evento que definirá a toda la industria", sostienen los analistas de Bernstein. "Nos habla del apetito y de la visión de Arabia Saudí, mucho más abierta de cara al resto del mundo", apostillan.

La petrolera del Estado es además la empresa más rentable del mundo, presumiendo de las reservas de esquisto menos costosas de extraer.

Noticias relacionadas

contador