ep archivo - economia- amp repsol pierde 3289 millones en 2020 por el impacto historico del covid-19
Fachada del edificio de Repsol.REPSOL - Archivo
11,550€
  • 0,098€
  • 0,86%

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, y el consejero delegado, Josu Jon Imaz, han asistido este miércoles a la firma del acuerdo que la empresa petrolífera ha cerrado con el Gobierno portugués, representado por su primer ministro Antonio Costa y el ministro de Estado, Economía y Transición Digital, Pedro Siza Vieira. Se trata de una inversión de 657 millones de euros dedicados a la ampliación de su complejo industrial de Sines, cuyas plantas de nueva obra estarán operando en el año 2025.

El proyecto formalizado por políticos portugueses y los ejecutivos de la propia empresa ha sido aceptado por nuestro país vecino como una potente iniciativa para su economía, contando con incentivos fiscales de casi 63 millones de euros que el Gobierno ha puesto a disposición de Repsol para la salida del mismo.

Antonio Brufau ha afirmado que “la iniciativa privada y las políticas públicas deben combinarse de la mejor forma posible para afrontar una transición energética exitosa, que permita generar actividad económica y, al mismo tiempo, reducir las emisiones”. También ha querido remarcar que “la industria y la tecnología son dos palancas esenciales para la competitividad y la economía de un país”.

Repsol ha sido uno de los mayores inversores que Portugal ha tenido en estos últimos años. Posee 1.300 empleados y cuenta con 150.000 clientes diarios. La ampliación del complejo de Sines es el mayor proyecto de inversión que la petrolera ha realizado en los últimos 10 años. Los nuevos materiales que se producirán serán 100% reciclables, como en otras plantas de la compañía, y las instalaciones estarán operativas a partir de 2025, convirtiéndolo en uno de los centros más avanzados de Europa por su elevado alto de competitividad, integración y flexibilidad de su trabajo.

MEJORES Y SOSTENIBLES INSTALACIONES

Estará situada en una localización privilegiada y contará con nuevos sistemas logísticos, incluido un ferrocarril. Mejorará la conexión con Europa y será sostenible a corto plazo. Para la construcción del complejo industrial hará falta una media de 550 empleados, llegando hasta 1.000 personas al mismo tiempo en algún momento y, una vez en marcha, verá aumentado su personal en 75 puestos directos y 300 indirectos. Será mano de obra cualificada, demostrando Repsol su compromiso por “la atracción y retención del talento allí donde está presente, así como la generación de empleo de alta calidad”.

A corto plazo, la petrolera tiene prevista una sustancial inversión total de 19.300 millones de euros entre 2021 y 2025. En su plan estratégico para este periodo de tiempo, quiere sumar numerosas acciones para evolucionar a un más su área industrial, conocida ya por su elevada competitividad y posición de liderazgo en la Unión Europea. Con esto, pretenden ser potenciadores en la creación de empleo, riqueza y beneficiosos para la sociedad aportando lo que necesitan con una huella de carbono nula o hasta negativa.

Noticias relacionadas

contador