red electrica cableado portada

Red Eléctrica (REE) mantiene su hoja de ruta para combinar su negocio regulado en España con operaciones internacionales que diversifiquen su actividad. Eso sí, esas opciones de crecer cada vez son más pequeñas (ya ha cubierto el 80% de sus objetivos de inversión internacional) y los tres países por los que ha apostado (Brasil, Chile y Perú), cuando los tres estén plenamente operativos, tendrán una aportación relativamente pequeña comparada con el tamaño de la empresa. En concreto, aportarán cerca de 75 millones de euros a su resultado de explotación (Ebitda). Un ebitda que el pasado año se situó por encima de los 1.582 millones de euros.

  • 15,48€
  • -0,35%

Roberto García Merino, consejero delegado de la compañía participada por el Estado (tiene el 20% a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales, la SEPI) explicó este miércoles en la conferencia de resultados con analistas que cuando Argo, la sociedad brasileña de la que REE adquirió el pasado año el 50%, esté plenamente integrada, la aportación total de las participadas en América Latina alcanzarán los citados 75 millones de euros. Esta integración será una realidad a mediados del actual ejercicio.

Esos tres países prácticamente han sumado la misma inversión que REE ha destinado a redes en España en lo que va del plan estratégico 2018-2022. En concreto, los tres mercados latinoamericanos han sumado 746 millones de euros: 382 en Brasil; 219 en Perú y 185, en Chile. Unos mercados que REE considera “estables y predecibles en el tiempo”. Durante estos dos años, REE ha destinado a redes de transporte en España 774,6 millones de euros. Al margen están los 933 millones que dedicó a la compra de Hispasat.

En 2019, las operaciones internacionales de REE fuera de la zona euro, es decir, los tres mercados iberoamericanos representaron 67,9 millones de volumen de negocio de los 2.007 que ingresó el grupo durante el conjunto del ejercicio, según desglosa en su informe anual.

IMPACTOS DE 90 MILLONES… SIN EFECTO EN DIVIDENDO

Para este año, las previsiones de REE son a la baja en cuanto a su rentabilidad. En concreto, asume que este año va a registrar impactos estimados en 90 millones de euros. De ellos, 50 millones corresponden al recorte de la Tasa de Retorno Financiero (TRF) de sus actividades reguladas, tras las nuevas circulares aprobadas por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y sobre las que, de momento, mantiene abierta la puerta a una reclamación en los tribunales, algo que decidirá el consejo de administración en las próximas semanas. Un órgano de dirección en el que ya está presente como consejera Beatriz Corredor, exministra de Vivienda, que será nombrada presidenta de REE en la próxima junta de accionistas.

Esos 90 millones de euros no serán compensados por la mayor aportación a las cuentas de este año de la ya citada Argo, ni por la integración en el grupo de Hispasat, la compañía de satélites adquirida el pasado año.

Sin embargo, REE no cambia las previsiones de abonar a sus accionistas un dividendo de al menos un euro por título en el presente ejercicio 2020. Sin embargo, su consejero delegado no adelantó este miércoles cifras exactas a la espera de que esté fijada por el Gobierno la nueva Planificación Energética para el periodo 2021-2026. Unos objetivos que marcarán las inversiones a futuro de REE que, según dejó entrever su CEO, tendrán que ir al alza para cumplir con los objetivos de renovables que marca el Ejecutivo de Pedro Sánchez y la ministra para la Transición Energética, Teresa Ribera.

Noticias relacionadas

contador