ep locomotoras de adif
Locomotoras de AdifADIF ALTA VELOCIDAD - Archivo

Según ha informado la empresa pública que dirige la red AVE, los 'números rojos' contabilizados en el año anterior se han multiplicado por más de dos (+131%) a causa de las graves repercusiones que está ocasionando la crisis del COVID-19 en el área de transportes.

La presidenta de la compañía Isabel Pardo de Vera ha declarado que las limitaciones de movilidad, la cuarentena y el consiguiente parón del transporte "afectaron seriamente" a sus ganancias.

La mayoría de los ingresos de Adif y de Adif Alta Velocidad provienen del peaje o canon que cobran a Renfe por emplear las estaciones y otros servicios, así como por circular por las vías ferroviarias (las convencionales y las del AVE). Al disminuir el número de circulaciones y frecuencias, se derrumban también los ingresos por dichos peajes.

Así, en el caso de la red AVE, los ingresos contabilizados por Adif AV por su explotación se desplomaron un 41% entre los pasados meses de enero y junio, hasta situarse en 176,6 millones de euros, toda vez que el canon cobrado a Renfe disminuyó un 42,8%.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) fue no obstante positivo, de 14,96 millones, a pesar de que se hunde un 90% en comparación con el de la primera mitad de 2019.

De su lado, Adif, la firma matriz y encargada de la red convencional, saldó el periodo con una pérdida de 106,05 millones de euros, lo que supone casi triplicar (+170%) las de un año antes.

Los ingresos registraron un menor descenso, del 18%, hasta los 271,7 millones, toda vez que los servicios de Cercanías siguieron operativos y, aunque con restricciones, registraron una mayor actividad que las líneas AVE o las de largo recorrido durante los meses de confinamiento.

A pesar de ello, el Ebitda fue negativo en 73,5 millones, lo que implica multiplicar por más de cinco el importe, también negativo, de 14 millones del pasado año.

De esta forma, de forma conjunta Adif y su filial Adif Alta Velocidad cerraron la primera mitad del año con una pérdida conjunta de 325,19 millones de euros en el primer semestre, lo que supone multiplicar por más de dos (+142%) los 'números rojos' del año anterior.

Los ingresos del conjunto de la red ferroviaria, tanto convencional como de AVE, cayeron un 29% entre los pasados meses de enero y junio, hasta situarse en 448,39 millones de euros.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) se situó en un importe negativo de 58,5 millones de euros, frente al monto positivo de 134 millones de un año antes.

Para afrontar la crisis, las dos compañías pusieron en marcha el pasado mes de abril un plan de austeridad con el que, según aseguran, ya han logrado recortar en un 20,9% sus gastos externos.

'COLCHÓN' DE LIQUIDEZ E INVERSIONES.

En el plano financiero, pese a la crisis, Adif logró recortar en 43 millones su endeudamiento, de unos 16.000 millones de euros, que además acaba de reducir desde el 1,85% hasta el 1,75% su coste de financiación.

La compañía dependiente del Ministerio de Transportes destaca asimismo el 'colchón' de liquidez de 600 millones de euros con que cuenta, a la que se suman otros 660 millones correspondientes a líneas de crédito aún no dispuestas.

Adif y Adif Alta Velocidad, a pesar de la crisis, cerraron el semestre con incrementos en la inversión ejecutada. La firma encargada del AVE invirtió 615,15 millones, un 15,3% más, mientras que la gestora de la red convencional ejecutó 282,4 millones de inversiones, un 24,5% más.

Noticias relacionadas

contador