ep francisco riberas presidente ejecutivo de gestamp en la inauguracion de la nueva planta de la
Francisco Riberas, presidente ejecutivo de GestampGESTAMP - Archivo
4,58€
  • 0,23€
  • 5,33%

Buenas y malas noticias para Gestamp. El fabricante de componentes para la automoción se ha disparado un 14,23% en bolsa, pero porque se ha visto obligado a cerrar dos de sus factorías en Vizcaya, que emplean a 230 trabajadores.

Según informa el diario vasco 'El Correo', la compañía ha confirmado su intención de cerrar Matricería Deusto y la ingeniería de troqueles GTS, en la localidad de Zamudio, tras hacerlo público en primera instancia el sindicato LAB.

El consejero delegado de la empresa, Francisco López Peña, ya había anticipado la necesidad de realizar ajustes de plantilla, tras registrar unas pérdidas de 120 millones de euros en el primer semestre del año. El plan de transformación anunciado incluye un ajuste de la plantilla en Europa Occidental y América para adaptarse a menores volúmenes.

Estas medidas estarán focalizados en Reino Unido y en Alemania, aunque también las oficinas centrales, ubicadas en España, sufrirán un recorte de personal, así como las instalaciones de matricería, afectadas actualmente.

Gestamp concentra en el País Vasco sus actividades de matricería, ya que cuenta con seis plantas y emplea a 2.000 trabajadores, incluyendo sus oficinas centrales de Abadiño. La compañía ha justificado su decisión en que Matricería Deusto es la planta menos rentable.

"Reaccionamos ante la disminución de ingresos y hemos podido demostrar nuestra flexibilidad y resistencia. Gestamp ha mantenido siempre una tendencia de alto crecimiento en las ventas acompañando a un mercado automovilístico en expansión. El escenario actual es diferente y necesitamos adaptar nuestra estructura de costes y consolidar nuestras operaciones", indicó el presidente de Gestamp y máximo accionista, Francisco Riberas.

Noticias relacionadas

contador