bbva fg torres
Francisco González y Carlos Torres Vila.Archivo / Bolsamanía

Comenzó hablando de transformación digital, pero se enredó en las hipotecas. El presidente de BBVA, Francisco González, dijo que el banco esperará a que se pronuncie el Tribunal Supremo para devolver la totalidad o no de las cláusulas de las hipotecas, pero podrá hacer revisiones al "alza o la baja". BBVA ha provisionado sólo la mitad (577 millones de 1.200 millones). "Vamos a defender al accionista. A mí me gustaría ser Papa Noel todas las mañana, pero tenemos que hacer las cosas bien", dijo.

  • 4,00€
  • -0,82%

González apuntó que la entidad devolverá de manera "exprés" lo cobrado de más por cláusulas suelo poco transparentes en el momento en el que el Tribunal Supremo estudie la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) y fije un esquema de pago el próximo 15 de febrero. El ejecutivo, que cumplirá 73 años, defendió el nivel de provisiones realizado por el banco (404 millones netos de un riesgo de 1.200 millones) porque, según un estudio interno, no tendrán que devolver todo lo cobrado de más.

"Vamos claramente a actuar con diligencia, dentro de la Ley e intentando defender los intereses de nuestros accionistas. Vamos a pagar rápidamente tan pronto como se establezca el sistema de pago a partir de la sentencia del Supremo. (...) Pero tenemos que defender al accionista. A mí me gustaría ser Papa Noel todas las mañana, pero vamos a hacer las cosas bien", ha señalado González en rueda de prensa de presentación de resultados anuales. El directivo ha insistido en que las cláusulas de BBVA eran legales, según la sentencia del Tribunal Supremo de mayo de 2013, pero ha precisado que lo que se produjo entonces fue un cambio de las reglas del juego. "No es mala práctica, son nuevos criterios de transparencia", ha añadido.

González ha detallado que en el momento en el que el banco conoció la sentencia del tribunal europeo "montó un equipo muy potente para recibir las reclamaciones" de sus clientes, además de habilitar su página web, el correo y otros canales, entre ellos las sucursales. Según ha avanzado, está previsto que el alto tribunal analice el próximo 15 de febrero cómo aplicar la sentencia europea a la jurisprudencia española, momento en el que la entidad prestará atención al tratamiento que se da a las cuestiones de "cosa juzgada", prescripción o tipos de interés.

"Hay que hablar de bancos y banqueros y de cajas y cajeros que, aunque se les llame banqueros, no tienen nada que ver con nosotros. A los bancos no se les rescató"

DECEPCIONADOS CON EL "RUIDO"

Sin abandonar el tema de las cláusulas suelo, el presidente de BBVA se ha mostrado "un poquito decepcionado" con el "ruido" que se está generando entorno a la banca y ha recordado que el mayor daño a la reputación del sector tuvo lugar entre los años 2009 y 2010, cuando parte de las cajas de ahorros quebraron y el Gobierno las tuvo que rescatar.

"Hay que hablar de bancos y banqueros y de cajas y cajeros que, aunque se les llame banqueros, no tienen nada que ver con nosotros. A los bancos no se les rescató", ha indicado, al tiempo que ha mencionado que las cajas recibieron 76.800 millones de euros directas del Estado y 35.000 millones del Fondo de Garantía de Depósitos. Tras la quiebra, llegaron los problemas con las participaciones preferentes que habían emitido estas entidades y con los fondos inmobiliarios, dos aspectos en los que BBVA solucionó, según González. "Todo esto lo ha pagado el accionista de BBVA".

"Desde el punto de vista reputacional, BBVA no tenía ningún problema, hasta que llegaron las cláusulas suelo", ha indicado. En este punto, ha hecho hincapié en que la sentencia de mayo de 2013 sobre las cláusulas suelo fijaba nuevos criterios de transparencia y reconoce que el banco había actuado con buena fe. Ni González ni Torres han adelantado las reclamaciones por cláusula suelo que ha recibido la entidad, ni el número de clientes que van a poder beneficiarse de la devolución. "Es pronto para dar cifras porque la casuística es muy diversa", ha concretado.

No considero que el Blockchain vaya a ser un factor desequilibrante, sino un estándar. Sin embargo, sí considero que la inteligencia artificial será una ventaja competitiva que marcará las diferencias".

EL LARGO CAMINO DIGITAL DE FG

González comenzó su intervención en la presentación de resultados con una defensa de la estrategia digital del banco, "fruto de una visión anticipada" que en el pasado se ha atribuido a él mismo. "Ese largo camino digital que comenzamos hace diez años se ha llenado de tecnologías como 'big data', 'blockchain' o la cloud, que están afectando a todos los sectores", apuntó.

Estos cambios, según González, han multiplicado las interacciones automáticas con el banco hasta superar los 1.000 millones de transacciones diarias y confirman el cambio de escenario en la banca en el que los competidores ya no serán los bancos, sino el resto de jugadores digitales como Google, Apple o Amazon.
"El mundo digital hay que entenderlo bien. Significa que los márgenes se van para abajo y es un mercado en el que hay que competir en cualquier parte del mundo. Hay que tener volumen, si no se tienen clientes no se puede competir", apuntó.

"En Davos estuve en varias cenas, entrevistas y conferencias. En una de ellas coincidí con los consejeros delegados de Paypal y de Ant Financial (Alibaba). Sus cifras son impresionantes. El cambio empezando por la cloud (infraestructura en nube) es pasar de instalaciones físicas muy costosas a enchufarnos a la red y eso reduce mucho los costes. Y detrás de la tecnología de la cloud han llegado la inteligencia artificial, big data y otras tecnologías (...) No considero que el Blockchain vaya a ser un factor determinante, sino un estándar. Sin embargo, sí considero que la Inteligencia Artificial será una ventaja competitiva que marcará las diferencias", contó el presidente, que cumple 73 años en octubre, que descartó anticipar su retirada antes de los 75 años que aprobó el consejo de administración.

Sobre las recientes iniciativas del banco en el ámbito digital, el ejecutivo de BBVA destacó la marcha de la estadounidense Simple, el banco que compró BBVA en EEUU, que está captando 30.000 clientes mensuales, más que Compass, aunque son perfiles de clientes diferentes. También dijo que la aplicación selfi -que permite abrir una cuenta bancaria y registrarse- va por buen camino con miles de clientes y altos ratios de conversión. Se trata de una App que estuvo paralizada en el Banco de España por los riesgo de blanqueo de capitales.

Sobre Atom, el banco 100% online que compraron en 2016, dijo que "es sólo una de las múltiples adquisiciones, pero es sólo una gota de agua en el oceano". Sobre una potencial comparación en el ámbito digital con su rival Bankia, dirigida por su ex alumno José Ignacio Goirigolzarri, González fue tajante y quiso marcar distancias. “Compararnos con en este sentido Bankia no lleva a ningún lado. Estamos en puntos muy distantes desde el punto de vista digital. Sabemos de la dificultad enorme y recursos que requiere este tipo de desarrollos” , apuntilló FG.

¿Cuál es su estrategia de cara al futuro? “Transformarnos muy rápidamente (..) Ahí está la jugada”, ha dicho Francisco González. En este sentido, el presidente dijo que “BBVA tiene la capacidad de ejecución” que le permitirá competir a escala global y ha puesto en valor que su visión anticipada le da “una ventaja competitiva enorme” dentro de este mercado digital.

Noticias relacionadas

contador