iberdrola logo
Iberdrola. EUROPA PRESS - Archivo
10,940€
  • 0,030€
  • 0,27%

La Fiscalía Anticorrupción acusa a Iberdrola Generación, filial del grupo Iberdrola, y a cuatro de sus directivos por un presunto delito relativo al mercado y contra los consumidores, mediante el cual habrían presuntamente aumentado el precio de la energía provocando un perjuicio de más de 107 millones de euros.

Así, la Fiscalía solicita dos años de cárcel para los cuatro directivos de Iberdrola Generación y una multa de más de 84 millones de euros para la compañía presidida por Aitor Moso Raigoso como “decomiso de las ganancias obtenidas”.

Los cuatro acusados son Ángel Chiarri Toscano, Director de Gestión de la Energía; Gregorio Relaño Cobián, responsable de Optimización, Gestión de Recursos y Trading; José Luis Rapún Jiménez, responsable de Gestión de Activos; y Javier Paradinas Zorrilla, responsable de Mercados a Corto Plazo y Generación Global.

Según señala el escrito del fiscal Antonio Romeral Moraleda, “Iberdrola ideó y puso en funcionamiento un sistema para incrementar el precio de la energía que vendía, más allá del que debiera resultar de la libre concurrencia de la oferta y la demanda”.

“Para conseguir ese mayor precio en el mercado eléctrico”, explica, “a partir del 30 de noviembre de 2013 y hasta el 23 de diciembre de 2013 aumentó, sin causa legítima que lo justificara, el precio en las ofertas de energía eléctrica correspondiente a sus centrales hidráulicas de Duero, Sil y Tajo, a un nivel por encima del precio de mercado diario que impedía casar las operaciones, a pesar del incremento que experimentaban en esos días los precios de la energía eléctrica en el mercado de contado, que la situaban ante un coste óptimo de oportunidad”.

Según la Fiscalía, en el período comprendido entre el 2 de noviembre y el 29 de noviembre de 2013, la oferta despachada no superó los 70 €/MWh, concentrándose el 91.48% de la misma (866,4 GW) en una banda de precios inferior a los 50 €/MWh. “En lo que respecta a la energía no despachada, el 48,13% de la energía ofertada (1.217,3 GW) lo fue en unas bandas de precio superiores a los 80 €/MWh”, añade.

Asimismo, en el período comprendido entre el 30 de noviembre y el 23 de diciembre de 2013, el 32,54% de la energía despachada (183,7 GW) lo fue en una banda de precios superior a los 80 €/MWh. “De la energía ofertada no despachada, 2.655,9 GW, el 94.33% (2.505,3 GW) lo fue en unas bandas de precio superiores a los 80 €/MWh”, agregan.

La consecuencia del “artificio urdido y llevado a cabo por los acusados” fue la “subida del precio de la energía eléctrica en, al menos, 7,156 €/MWh, que ocasionó un perjuicio a la demanda de, al menos, 107.340.000 de euros”. “Iberdrola despachó en el período que nos ocupa 2.965.779 megavatios (2.965,779 GW) lo que le supuso un beneficio de 21.222.818 euros”, sentencia la Fiscalía.

Noticias relacionadas

contador