ezentis guillermo fernandez vidal
Guillermo Fernández Vidal, presidente y CEO de Grupo Ezentis.Ezentis
0,056€
  • 0,003€
  • 6,04%

Ezentis no es lo que era y su presidente, Guillermo Fernández Vidal, lo deja bien claro en la forma y el fondo de su discurso. Las épocas más 'negras' han pasado y las debilidades se están solventando. Con la reciente ampliación de capital se consiguió reducir la deuda y con la entrada de Ericsson se rebaja la exposición a Latinoamérica y se logra una estabilidad accionarial que aporta una tranquilidad añadida. Ahora toca recortar los gastos financieros con un esperado acuerdo para refinanciar la deuda que parece llegará pronto.

Pregunta. Ericsson ya es 'oficialmente' accionista de Ezentis, con el 9,6%. ¿En qué medida les beneficia esto a todos los niveles como empresa?

Respuesta. En Latinoamérica habíamos crecido muchísimo en los últimos cuatro años y eso nos había llevado a tener un 90% de la facturación allí, con las debilidades que eso conlleva, como el impacto de las divisas. Esa debilidad en gran medida se ha resuelto con la operación de Ericsson porque toda la aportación en ingresos que viene de la operación es en euros, con lo cual el 'mix' de divisas lo tenemos un poco más tranquilizado para la cuenta de resultados.

"La debilidad que suponía la fuerte exposición a Latinoamérica en gran medida se ha resuelto con la operación de Ericsson"

P. ¿Cómo quedaría ahora el porcentaje de ingresos en sus resultados entre Latinóamerica y el resto de mercados?

R. España pasa a ser algo más del 30% y Latinoamérica más de un 60%. El primer mercado de Ezentis es España, el segundo Brasil y el tercero es Chile. Brasil, con independencia de las dificultades políticas y el periodo en el que están ahora, es un mercado gigante y un motor indispensable para cualquiera que tenga aspiraciones de trabajar en Latinoamérica. Y Chile es un país ordenado, estable, en el que tenemos también una posición muy fuerte. La mayor parte de nuestra facturación, más del 70%, está concentrada entre esos tres países, con lo cual, desde un punto de vista de estabilidad del negocio, es una situación bastante mejor que la que teníamos hasta hace unos meses.

P. Respecto a ese periodo de inestabilidad que atraviesa Brasil y su divisa, ¿les va a obligar a rebajar sus objetivos económicos?

R. No. Los clientes de Ezentis son empresas de telecomunicación y eléctricas. Ambas son grandes empresas con planes de inversión plurianuales y extraordiarios en el caso de Latinoamérica y Brasil. El ciclo para nosotros no es tanto cómo le vaya a la divisa de un un país en un determinado momento sino cómo le vaya a nuestros clientes, y nuestros clientes tienen unos planes de inversión muy ambiciosos que son además apuestas políticas.

P. ¿Y la situación política de Brasil, cree que puede repercutir en sus clientes? ¿Les ven preocupados?

R. No. De hecho, la mejor muestra de que no están preocupados son los propios planes de inversión que han anunciado. La apuesta de Telefónica, de Gas Natural, de Iberdrola, de Enel... es inequívoca. Estas son empresas que, una vez que deciden estar en un país, tienen que estar a largo plazo porque uno no despliega la fibra óptica hoy para desmontarla mañana. Cuando tú haces un plan para los próximos cinco años tienes que desarrollarlo en los próximos cinco años. La coyuntura política no genera inquietud respecto al potencial que tiene Brasil y la apuesta que hay que hacer allí.

P. Hablando de coyuntura política, ¿la actual coyuntura en España les genera alguna inquietud?

R. No, por la misma razón. Los planes de Telefónica, de Orange o de Vodafone no se ven afectados por que cambie el Gobierno. Además, en el caso de España, la situación política influiría más en los temas regulatorios y eso tiene mucho que ver con la Unión Europea. Por lo tanto, hay un marco razonablemente claro para invertir.

P. Volviendo a la adquisición de EFF, la filial de Ericsson, hay quien ha dicho que ustedes han pagado mucho por ella porque al final es una compañía que Ericsson había comprado a Abengoa por un euro. ¿Qué opinión le merecen estos comentarios?

R. Supongo que será la misma 'cuenta de la vieja' que hacen los que dicen que Popular le ha costado un euro a Santander. No hay que profundizar mucho para llegar a la conclusión de que tiene truco el tema. Una cosa es a qué precio se hace la compra y otra que al día siguiente tienes ahí unos cuentos cientos de trabajadores a los que tienes que pagar la nómina, y eso no se paga con un euro. En cualquier caso, los múltiplos de EBITDA que se han pagado son razonables y es una operación que añade mucho valor a Ezentis por las razones que he contado.

"En el momento en que la compañía tenga una visibilidad en la cuenta de resultados inequivocamente positiva los recelos del pasado supongo que desaparecerán y habrá una valoración positiva"

P. La operación hizo que los títulos de Ezentis subieran mucho en bolsa. Marcaron ustedes máximos a finales de abril pero luego, desde esos niveles, la acción ha caído en torno a un 20%. ¿Cuándo llegará la estabilidad a la acción?

R. Esta empresa ha estado muchos años en una zona de pérdidas y, sobre todo, de falta de visibilidad respecto a su futuro. Eso, desde hace tres años, se ha ido despejando en base a ofrecer información al mercado de contratos, crecimiento... La exposición a Latinoamérica se ha reducido y los gastos financieros los reduciremos. En el momento en que la compañía tenga una visibilidad en la cuenta de resultados inequivocamente positiva los recelos del pasado supongo que desaparecerán y habrá una valoración positiva.

P. Respecto a los gastos financieros, están ustedes negociando la refinanciación de la deuda. ¿Habrá novedades al respecto antes de que acabe el año?

R. Puede ser. La empresa hoy no tiene nada que ver con la empresa de hace tres años, cuando se firmó el contrato con el fondo Highbridge y cuando veníamos de un EBITDA de 12 millones de euros. La capacidad de pagar que tiene ahora la compañía es muy superior. Eso hace que exista una oportunidad real desde ahora hasta 2020, que es cuando vence el contrato con Highbridge, de que esta financiación la sustituyamos por otra más barata, aunque eso no quiere decir que no se pueda hacer una amortización anticipada. Nos han acercado diversas propuestas pero la verdad es que no puedo decir mucho más. En cualquier caso, hay que tener presente que, si en las cuentas de 2017 los gastos financieros fueron de 24 millones sobre un EBITDA de 35 millones, que es una barbaridad de dinero, ahí hay un margen muy importante para mejorar la cuenta de resultados.

Noticias relacionadas

contador