marta ortega pablo isla inditex portada
Marta Ortega y Pablo Isla - Inditex© Alberto Sánchez
21,930€
  • 0,460€
  • 2,14%

El momento del relevo generacional en Inditex está muy próximo. El 1 de abril es la fecha en la que Marta Ortega, hija menor de Amancio Ortega, asumirá la presidencia no ejecutiva del grupo después de que Pablo Isla deje el cargo tras más de 10 años. Este es un ejemplo más de empresa familiar exitosa, un modelo que goza de una alta confianza entre los inversores y un mejor rendimiento respecto a la renta variable general, según Credit Suisse.

La sucesión familiar en la empresa es algo que se suele quedar estancado en el primer relevo. Solo un 33% de las sociedades pasan a la segunda generación de las familias, y de estas, solo un 13% a la tercera.

“Se calcula que, a escala mundial, las empresas familiares representan dos tercios de todas las empresas, con una proporción de alrededor del 70% en el PIB global”, indican en su último informe. De hecho, defienden que este modelo de sociedad ha demostrado en múltiples ocasiones una notable capacidad de resistencia en tiempos de crisis económicas y de renovación y persistencia en las diferentes fases del mercado. Ejemplos de ello son Hermès, Merck, L’Oréal e Inditex.

Pero no queda ahí la cosa para estos expertos, puesto que han cifrado en un 4% la mejora de las empresas familiares respecto al rendimiento de la renta variable general desde 2006, un comportamiento que ha continuado a lo largo de la pandemia. “Nuestra visión es que la combinación de un espíritu innovador, agilidad y de una gestión prudente junto con un bajo nivel de apalancamiento ha demostrado una vez más la capacidad de estas empresas para adaptarse rápidamente a las nuevas realidades del mercado”, explican. De hecho, esta resistencia que han demostrado, que ha sido necesaria en los dos últimos años de pandemia, se ha visto recompensada adecuadamente en los mercados bursátiles.

Por otro lado, el buen rendimiento se explica, según Credit Suisse, por la pertenencia sectorial. Las empresas familiares tienden a estar más en sectores de bienes de consumo e industrial, aunque muchas también se han posicionado para tener éxito a largo plazo en salud e informática.

Otro aspecto que destacan estos expertos en el informe es la sólida cultura empresarial combinada con el horizonte de inversión a largo plazo. “En la última década, caracterizada por bajos tipos de interés e incertidumbre económica, este tipo de valores fue altamente demandado gracias a la consistencia de su desempeño operativo”, argumentan.

Sin embargo, la situación actual no acompaña, con la inflación por las nubes y los bancos centrales como la Reserva Federal (Fed) subiendo los tipos de interés. “Los análisis sugieren que en épocas de fuerte recuperación cíclica y de subida de los tipos de interés, las empresas familiares van a la zaga del mercado debido a su sesgo de calidad”, indican.

Pese a todo, las empresas familiares siguen teniendo la confianza de los inversores debido a sus “particulares vínculos empresariales”. “Las empresas familiares suelen ser más atentas y estar tanto más dispuestas a responder a los intereses de los clientes, los empleados y socios comerciales, como comprometidas con su responsabilidad social”, además de tener una mayor tendencia a reinvertir los beneficios, lo que constituye una de las claves de su éxito.

“A pesar de que las acciones de algunas empresas familiares exitosas probablemente sufrirán una corrección de valoración a corto o medio plazo, ello no debería afectar a la confianza de los inversores en su relevancia en el largo plazo”, sostienen.

Noticias relacionadas

contador