ep presidentecolonial juan jose bruguera yconsejero delegado pere vinolas enjuntaaccionistas 2019la compania
El presidente de Colonial, Juan José Bruguera, y el consejero delegado, Pere Viñolas, en la junta de accionistas 2019 de la compañía.EUROPA PRESS - Archivo
7,50€
  • -0,14€
  • -1,83%

Inmobiliaria Colonial parece ajena al 'boom' del teletrabajo. En plena depresión en el mercado de oficinas, la socimi catalana sigue obteniendo nuevos contratos de alquiler o renovando la mayoría de los que expiran. Y lo está consiguiendo con rentas superiores a las que firmaba antes de la pandemia del coronavirus. De hecho, los contratos que registró en abril son un 10% más caros que el precio del mercado a diciembre de 2019 y un 50% en comparación con la renta anterior.

"Durante los meses de abril y mayo de 2020, la actividad comercial ha sido muy buena". Con esta afirmación anunciaba la compañía que en estos dos últimos meses ha firmado contratos correspondientes a casi 10.000 metros cuadrados, una cifra que se encuentra en línea con sus expectativas, según apunta en un comunicado.

Eso sí, hay que recordar que redujo sus previsiones al estimar que la crisis iba a tener un impacto de entre el 2% y el 6% en el total de los ingresos por alquiler de oficinas que esperaba para este año. Durante la presentación de resultados del primer trimestre, el consejero delegado, Pere Viñuelas, comunicaba que en abril, el primer mes completo tras el inicio de la crisis sanitaria, habían registrado incidencias en el cobro de las rentas que apenas supusieron el 1% del total.

Pero en abril también registró cinco contratos correspondientes a 3.210 metros cuadrados, de los que una mitad corresponden a renovaciones y la otra a altas de nuevos contratos. Destaca, por ejemplo, el proyecto Louvre des Antiquaires que firmaba con la fundación Cartier en París, y el de Diagonal 525, que suscribía con Naturgy en Barcelona.

No obstante, la operación de mayor calado la anunciaba este jueves: será el casero de Goldman Sachs en París, a quien alquilará un espacio de oficinas de 6.500 metros cuadrados cerca del Arco del Triunfo. El contrato firmado por ambas entidades tiene una duración de 12 años e incluye una cláusula que imposibilita la cancelación del mismo durante los primeros 9 años.

La compañía también saca pecho por la calificación de 'Investment Grade' que tienen más del 80% de sus clientes. Además, de Goldman Sachs, Colonial es el casero de otras firmas de relevancia como McKinsey, Freshfields, Netflix, Facebook, Exane y GRDF entre otros. Y se trata de inquilinos de larga duración, ya que el 78% permanecerá en sus inmuebles entre 5 y 10 años.

TIEMPOS COMPLICADOS PARA EL ALQUILER DE OFICINAS

Colonial ha conseguido estos contratos en un momento muy complicado para el mercado de alquiler de espacios de trabajo. La crisis del coronavirus ha demostrado que muchas compañías se pueden gestionar de forma más eficiente con oficinas más pequeñas o incluso sin oficina física. Como publicó 'Bolsamanía', este nuevo paradigma ha levantado ampollas en el sector, que teme una fuerte contracción en la contratación.

Así lo creen también en Barclays, que este jueves publicaba un informe en el que advertía de que "los factores nuevos y los ya existentes repercuten en el sector de las oficinas a corto, mediano y largo plazo". Por este motivo, ha rebajado el precio de Colonial, desde los 8 euros a los 6,80 euros por acción, y el de Merlin Properties, desde los 10 euros hasta los 8,80 euros por título.

Pese a que Colonial sí ha conseguido incrementar el precio de las rentas, desde el sector consideran que esta nueva situación provocará una reducción de los precios. "Como en cualquier situación de paralización de la economía, los precios como mínimo dejan de subir", destacaba hace unas semanas la directora nacional Capital Markets Oficinas de CBRE España, Paloma Relinque, en declaraciones a este medio.

Noticias relacionadas

contador