Banco Santander se echó atrás con Orcel por temor al caso Popular y a la izquierda

Daría munición a los afectados por la resolución en la Audiencia Nacional

  • El consejo temía la impopularidad de pagar los 55 millones del bonus
Eduardo Segovia
Bolsamania | 17 ene, 2019 06:00 - Actualizado: 10:28
ana botin santander popular portada

¿Por qué el Banco Santander no quiso pagar los 55 millones a Andrea Orcel tras romper las negociaciones con UBS? En el pasado, no le han dolido prendas a la hora pagar pensiones o indemnizaciones muy elevadas, por lo que los emolumentos del banquero italiano estaban dentro de lo habitual. La razón fue el temor a las consecuencias de este pago en la instrucción del sumario por la compra del Popular y a su posible utilización populista por los partidos de izquierda.

Banco Santander
4,609
  • -0,21%-0,01
  • Max: 4,64
  • Min: 4,53
  • Volume: -
  • MM 200 : 4,29
17:38 18/04/19

Así lo aseguran fuentes conocedoras de la situación, que explican que el consejo del banco español debatió arduamente sobre la conveniencia de asumir el coste íntegro del fichaje o no, una vez que quedó claro que UBS no iba a hacerse cargo de nada. En esos debates se planteó la inminencia de la imputación del Santander en la Audiencia Nacional por el 'caso Popular', que se confirmó este miércoles.

Aunque el órgano de gobierno está tranquilo en este asunto puesto que cumplió escrupulosamente la legalidad en la resolución y venta del Popular, existía el temor a que los abogados de los afectados lo utilizaran como argumento para retratar al banco como el malo de la película. "Estos abogados lo embarran todo, y juegan con el desconocimiento de los jueces del mundo financiero y de la normativa de resolución bancaria", argumenta una fuente. Y más ahora que Fernando Andreu, que se había "hecho el máster de Bankia", ha abandonado la instrucción.

Ante esta situación, la mayoría del consejo prefirió no correr ningún riesgo, puesto que el impacto puede ser de miles de millones en caso de condena. Y a ello se sumó otro argumento relevante: el temor al populismo en España. En este caso, el que preocupa es el de izquierdas, pero el actual auge de Vox está teniendo el efecto de radicalizar los argumentos demagógicos de Podemos e incluso del PSOE.

"EL SANTANDER DERROCHA MIENTRAS EL PUEBLO SUFRE"

Es decir, quería evitar argumentos del tipo "aumenta el paro y la pobreza, caen los salarios, etc. y mientras tanto, el Santander paga decenas de millones por fichar ejecutivos". Más munición para esa izquierda que culpa de la crisis exclusivamente a la banca (o, en general, al capitalismo) y asegura que ha sido rescatada con dinero público. Y, por ello, pretende imponerle todo tipo de impuestos -como una tasa a los depósitos o la tasa Tobin- o incluso nacionalizar el sector.

Estos dos temores hicieron que la mayoría del consejo se decantara por desistir de la contratación de Orcel, a pesar de las grandes incertidumbres que abre esta marcha atrás, aprovechando que no tendría que pagarle ninguna indemnización, como informó Bolsamanía.

La historia del Santander -al igual que la del BBVA- está repleta de grandes pensiones o indemnizaciones, como la de Alfredo Sáenz (88 millones) o Francisco Luzón (66), o más recientemente, las de Javier Marín (11 millones, aunque posteriormente renunció a ella) y Matías Rodríguez Inciarte (20).

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión