amazon-envisage-de-racheter-boost-a-t-mobile-sprint
1.748,72$
  • 9,51$
  • 0,55%

Los títulos de Amazon han perdido este lunes otro 3,2%, hasta los 1.765 dólares por acción. La compañía ha cerrado así su octava jornada consecutiva de pérdidas, en la que ya es su racha más larga de caídas en bolsa en 13 años. En estas ocho sesiones se ha dejado casi un 12% tras "decepcionar" con sus cuentas trimestrales y la venta de casi un millón de acciones de la compañía por parte de su fundador, Jeff Bezos.

La venta de acciones de Amazon se acentuaban después de que el gigante del comercio electrónico informara el pasado 25 de julio de unos resultados que no cumplieron las expectativas del consenso de analistas. El gigante de la distribución registró un beneficio por acción (bpa) de 5,22 dólares en el segundo trimestre, frente a los 5,56 dólares que preveían los expertos.

Sin embargo, el beneficio neto repuntó un 3,5%, hasta los 2.625 millones y conseguía superar holgadamente las previsiones de ingresos, que se situaban en los 2.470 millones de dólares.

Hasta el pasado viernes 2 de agosto, la compañía sufría su peor racha en bolsa desde principios de 2016 cuando perdió un 12,5% en siete jornadas. Pero con los descensos de este lunes, amplía el rango hasta la racha de pérdidas más amplia desde julio de 2006, cuando sus títulos cayeron un 14,9% en nueve días.

Al mercado tampoco le han gustado las últimas noticias de Amazon. El pasado jueves, el fundador, presidente y consejero delegado de la empresa Jeff Bezos, anunciaba la venta de algo más de 968.000 acciones de la compañía por un total de 1.837 millones de dólares (1.660 millones de euros).

Tras la venta de títulos, Bezos todavía tiene en su poder 58,14 millones de acciones, que equivalen a más de 100.000 millones de dólares.

Junto a todo esto, se une el mal tono que viven en estas últimas jornadas los índices de Wall Street y por lo general los índices bursátiles de todo el mundo. El tecnológico Nasdaq ha perdido en las últimas ocho sesiones un 7,4% con peor desempeño desde que el pasado jueves se reavivara la guerra comercial.

"Desde que superara el umbral de valoración de 1 billón de dólares y tras registrar máximos históricos en 2.050 dólares a finales de 2018, la empresa ha sido incapaz de seguir subiendo más" explican los analistas de Investing.com.

La tasa de crecimiento de Amazon se ha ralentizado, "lo que a Wall Street no parece gustarle", a pesar de que sus resultados del trimestre pasado superaron con creces las expectativas. Y si los analistas e inversores continúan centrándose exclusivamente en los ingresos, ignorando cómo ha ido evolucionando la empresa, "someten a una gran presión a la empresa" añaden.

De su lado, los expertos consideran que Amazon "es una empresa robusta", con una posición dominante en el mercado de Estados Unidos, unas operaciones internacionales casi rentables y "una vaca lechera" que no se espera que se ralentice, pues el mundo recurre cada vez más a las aplicaciones en la nube.

Noticias relacionadas

contador