ep el presidente de acs florentino perez y el consejero delegado marcelino fernandez verdes en la
El presidente de ACS, Florentino Pérez, y el consejero delegado, Marcelino Fernández Verdes.EUROPA PRESS - Archivo

ACS

22,95€
  • -0,77€
  • -3,25%

ACS compró la semana pasada 1,95 millones de acciones propias por 50 millones de euros. La constructora pagó un precio medio de 25,50 euros por cada uno de los títulos, aprovechando el desplome bursátil que vive por la crisis del coronavirus. Este complicado momento le ha servido para abaratar su previsión del programa de recompra, en el que establece un precio medio de 37 euros.

En esta hoja de ruta está fijado el objetivo de adquirir un 3,18% del capital antes de octubre por un máximo de 370 millones. Con la operación que realizó la semana pasada ya se ha hecho con un 1,26% por solo 50 millones, con lo que aún tiene 320 millones para conseguir el 1,92% restante. Ahora mismo controla el 5,12% de las acciones y superará el 7% cuando finalice este programa de recompra.

La intención del grupo que preside Florentino Pérez es tomar acciones para amortizar y, al tiempo, contribuir a su política de retribución al accionista "mediante el incremento del beneficio por acción", según informó a finales de febrero. ACS suele amortizar un número de acciones propias en autocartera equivalente al de títulos que emite para atender el pago de dividendo en papel con el fin de evitar la dilución de la participación de aquellos socios que cobran en efectivo.

El pasado 5 de marzo repartió un dividendo a cuenta de los resultados de 2019 mediante el pago en efectivo de 0,449 euros brutos por acción. Como es habitual, también ofrecía recibirlo mediante 'scrip dividend', con la entrega de un nuevo título gratuito por cada 67 con que ya se contaban.

La constructora mantuvo el 'pay out' en el 65% gracias al aumento del 5,1% en su beneficio neto del año pasado, hasta los 962 millones. Y lo consiguió pese a la provisión de 400 millones que tuvo que realizar tras la decisión de su filial australiana Cimic de salir de Oriente Medio. Este efecto negativo lo compensó con "las desinversiones de activos de energía renovable en el año y la aplicación de una provisión por riesgos internacionales", como explicó tras presentar sus resultados.

DESPLOME BURSÁTIL POR EL CORONAVIRUS

El temor al coronavirus está golpeando con fuerza a los mercados y ACS no es una excepción. Sus títulos encadenan 14 sesiones consecutivas en negativo y se dejan más de un 32% desde el 24 de febrero, cuando el pánico empezó a apoderarse de la gran mayoría de inversores. Y en el conjunto del año se hunden un 42%.

Las acciones se pagan a 20,40 euros al cierre de este miércoles, muy por debajo de los 38,70 euros de precio objetivo que le otorga el consenso de FactSet. Un 64% de los analistas recomienda comprar, mientras que solo un 15% se decanta por vender y un 21% por mantener.

Noticias relacionadas

contador