FG: "Quisimos parar la salida a bolsa de Bankia pero no nos hicieron caso"

Pensaba que Bankia necesitaba entre 15 y 20.000 millones y solo podía ponerlos el Estado

  • "Yo le dije a Rato que lo mejor era que dimitiera"
Eduardo Segovia
Bolsamania | 03 abr, 2019 11:19 - Actualizado: 13:00
ep grupoeconomia foto fg
[Grupoeconomia] Foto FgEUROPA PRESS

El expresidente de BBVA, Francisco González, ha asegurado este miércoles en el juicio del caso Bankia en la Audiencia Nacional que, al no acudir a la oferta de salida a bolsa de Bankia "pensábamos que podríamos parar la operación, podríamos influir en los demás bancos, pero desgraciadamente no nos hicieron caso". González también ha asegurado que le dijo a Rodrigo Rato, en una reunión con el entonces ministro de Economía Luis de Guindos, que lo mejor era que dimitiera. González, que no ha querido decir nada del caso Villarejo a su llegada a las dependencias judiciales.

Gonzáles ha asegurado en su declaración que "cuando nos invitaron a participar en la opv de Bankia nos salía un precio muy por debajo del de la colocación, pero los precios siempre son subjetivos, así que buscamos un hecho objetivo: cuáles eran las órdenes en el libro de inversores internacionales y eran cero. Fuimos implacables, dijimos que no podíamos entrar", ha explicado a las preguntas del fiscal.

"Pensábamos que podríamos parar la operación, podríamos influir en los demás bancos"

Ha añadido que "sabíamos que era una decisión muy difícil porque íbamos en contra de las presiones del poder político, de instituciones relevantes, de grupos económicos y de los participantes en la operación", que eran todos menos BBVA, pero "pensábamos que podríamos parar la operación, podríamos influir en los demás bancos, pero desgraciadamente no nos hicieron caso".

Su argumento principal es que los inversores internacionales en una opv tan grande, tan publicitada, no querían participar, "está muy claro que eso no vale nada". El expresidente del BBVA ha asegurado que recibió llamadas "de todo tipo, de instituciones públicas y privadas, para que participáramos porque el hecho de que BBVA no participara era un saldo muy negativo".

NECESIDADES DE 15.000 Y 20.000 MILLONES

González ha explicado al tribunal que la posición de Rodrigo Rato, el principal acusado en el juicio, era que podía conseguir 7.000 millones mediante una ampliación de capital y en una emisión d bonos y solucionar el problema de credibilidad y confianza en los mercados. "Sin embargo, la cifra que calculamos en BBVA estaba entre 15.000 y 20.000 millones y eso era imposible de conseguir con un mercado en contra y con una falta total de credibilidad. La única solución era una intervención pública porque nadie iba a poner ese dinero salvo el Estado".

González: "Yo dije a Rato que lo mejor era que dimitiera y que dejara paso a soluciones viables"

El expresidente del BBVA ha hablado de las famosas cenas que convocó el exministro Luis de Guindos y en las que participaron Emilio Botín, Isidre Faine, Rato y él mismo el 4 y 6 de mayo de 2012. En ellas, asegura que todos estuvieron de acuerdo en que necesitaban más que los 7.000 millones del plan de Rato y en que lo mejor era que el ex vicepresidente del Gobierno dimitiera: "Yo dije a Rato que lo mejor era que dimitiera y que dejara paso a soluciones viables porque que el Estado pusiera tanto dinero era incompatible con su continuidad. Botín me apoyó explícitamente, Guindos si no lo dijo, asintió, y Fainé se mostró mas dubitativo".

González también ha aprovechado para atacar al Gobierno de Zapatero, que decía que todo iba bien, por lo que una intervención del Estado masiva en el sector financiero le dejaba en evidencia. Y también al Banco de España, de quien asegura que no quiso abordar el problema y solo quería ganar tiempo, a diferencia de Guindos. Por eso, el Banco de España no participó en esas cenas, algo que no era muy normal: "Que cada uno haga sus juicios de valor".

A su juicio, ni la valoración de 13.000 millones para la fusión que dio lugar a Bankia, realizada por AFI, ni los resultados de 2011 de Bankia era creíbles: "La sensación es que los beneficios eran muy altos y la valoración demasiado optimista".

A su llegada a la Audiencia Nacional, González no ha querido responder a las presuntas de los periodistas sobre las escuchas supuestamente encargadas por el BBVA al excomisario Villarejo. "Hoy hemos venido a hablar de otra cosa", se ha limitado a responder.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión