La economía de Reino Unido se contrae un 0,1% en agosto, más de lo previsto

En el último trimestre, el PIB británico creció un 0,3%, algo mejor de lo previsto

Irene Hernández
Bolsamania | 10 oct, 2019 10:48 - Actualizado: 11:05
reinounidozb

La economía de Reino Unido muestra cada vez más signos de tensión a medida que se acerca la fecha del Brexit y la desaceleración mundial se intensifica. En agosto, el Producto Interior Bruto (PIB) británico cayó hasta situarse en el -0,1% en comparación con el crecimiento del 0,3% del mes anterior, según los datos publicados este jueves por la la Oficina de Estadística británica (ONS).

Sin embargo, en los últimos tres meses, el PIB de Reino Unido creció un 0,3%, un dato algo mejor de lo previsto y que puede aliviar los temores de una recesión ante las presiones del Brexit. "El crecimiento aumentó en los últimos tres meses, a pesar de un desempeño débil en la fabricación. La producción de películas y televisión ayudó a impulsar el sector de servicios", explica la ONS.

El principal contribuyente al crecimiento del PIB en últimos los tres meses hasta agosto de 2019 fue el sector servicios, que creció un 0,4%. Mientras tanto, el sector de producción cayó un 0,4% en el mismo período, pese a que la construcción creció un 0,1%.

En los últimos tres meses, el PIB de Reino Unido creció un 0,3%, algo mejor de lo previsto y que puede aliviar los temores de una recesión ante las presiones del Brexit

"Este crecimiento débil es comprensible, ya que las inversiones se están retrasando hasta que se aclare el futuro político. Si bien el debate sobre el Brexit continúa dominando los titulares, podemos consolarnos con el hecho de que la inversión y, en consecuencia, el PIB probablemente mejoren. En este punto, incluso con un Brexit sin acuerdo, se eliminará la incertidumbre que impide que las empresas hagan su trabajo y mejorará las perspectivas económicas a corto plazo", señalan en Sanlam.

"La economía ha recuperado cierto impulso, pero la tendencia subyacente es hacia un crecimiento más suave. Los vientos en contra de una gran desaceleración global y la incertidumbre en el hogar apuntan a un crecimiento más débil en el futuro", apuntan en Deloitte.

Dos trimestres consecutivos de contracción significarían que la economía británica cumplió con una definición de recesión comúnmente utilizada, pero la ONS dijo que la economía necesitaría caer un 1,5% en septiembre para que esto suceda. El Banco de Inglaterra predijo el mes pasado que la economía lograría un crecimiento del 0.2% en el tercer trimestre.

Por otro lado, la Oficina de Estadística británica ha revisado al alza los datos de julio y junio, del 0,3% al 0,4% y hasta el 0,1% desde el 0%, respectivamente.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión