11.338,200
  • 193,100
  • 1,73%

El Ibex 35 cierra con caídas moderadas (-0,33%, 10.729) tras el ataque de Israel a Irán de esta madrugada en respuesta al ataque con drones de Irán del sábado pasado. Por su parte, las bolsas europeas han cerrado con signo mixto en una jornada en la que los principales mercados del Viejo Continente parecen haberse resistido a dejarse llevar por el miedo.

En principio, como ocurrió el fin de semana pasado, ha sido un ataque limitado. Irán asegura que las defensas aéreas han derribado varios drones. "Hasta el momento no se ha informado de ningún impacto o explosión a gran escala causado por ninguna amenaza aérea", afirmó la agencia estatal IRNA.

El petróleo se ha disparado tras lo ocurrido, aunque se ha moderado sensiblemente. El barril Brent sigue por debajo de los 90 dólares (87,11 dólares). El WTI cotiza a 82,87 dólares. En cuanto al resto de activos, el oro ha subido con fuerza después del ataque, pero rápidamente se ha relajado (+0,38%, 2.407 dólares). El bitcoin, en el día del 'halving', se recupera de los descensos iniciales y a cierre cotiza en 64.500 dólares.

"Las noticias sobre el bombardeo israelí han provocado un importante desplazamiento de los activos de riesgo hacia inversiones seguras. Ahora está claro que la escalada de la guerra en la sombra entre Israel e Irán, que se desarrolla paralelamente al conflicto de Gaza, ha encendido finalmente el polvorín en Oriente Próximo, y hemos salido decididamente de las sombras para adentrarnos en la luz deslumbrante del conflicto abierto", escribe Stephen Innes, gestor de SPI Asset Management.

Los índices estadounidenses cotizan con signo mixto al cierre, con subidas en el Dow Jones y caídas destacadas en el Nasdaq, mientras que en Asia se ha impuesto claramente el rojo, con retroesos especialmente abultados en el Nikkei de Japón. Allí se han publicado los datos de inflación de marzo, con la tasa de inflación principal llegando al 2,7%, en descenso desde el 2,8% observado en febrero.

LA TENSIÓN GEOPOLÍTICA MARCA LA SEMANA

La semana ha estado marcada, sin duda, por la tensión geopolítica, y todo lo demás ha quedado en un segundo plano. Desde el mismo lunes, cuando las bolsas se encontraron con el ataque de Irán a Israel del fin de semana, hasta este viernes, el foco ha estado sin duda en este aspecto.

En este contexto, el Ibex ha tenido un comportamiento bastante volátil, aunque ha conseguido cerrar la semana con alzas del 0,4%. El lunes las bolsas actuaron de forma extrañamente tranquila teniendo en cuenta lo ocurrido durante el fin de semana (el Ibex cerró plano, +0,01%) y el martes llegaron las fuertes caídas (-1,5% para el Ibex). El miércoles y jueves, el índice español subió un 1,02% y un 1,23%, respectivamente, mientras la atención se giraba a las novedades empresariales relacionadas con Naturgy y la intención del grupo Taqa, propiedad del emirato árabe de Abu Dabi, de entrar en su accionariado.

Dentro del Ibex, Grifols, Solaria y Acciona Energía han sido los valores que más han caído. Enagás, Colonial y Telefónica (en el día de su centenario) han sido los que más han subido, todos por encima del 1%.

Fuera de España, hay que hablar de L'Oreal, que sube con fuerza tras publicar unas buenas ventas del primer trimestre. Por último, hay que mencionar a Netflix, que cae de forma destacada tras publicar sus resultados anoche. La compañía ha superado estimaciones con sus cuentas, pero desciende al decepcionar con las previsiones. Al mercado no le ha gustado tampoco que hayan decidido dejar de dar cifras de suscriptores a partir del primer trimestre de 2025.

Noticias relacionadas

contador