Julius Baer: los récords de Wall Street son "una señal muy alcista" para las bolsas

Los tres índices de la Bolsa de Nueva York se han situado en máximos históricos

César Vidal
Bolsamania | 06 nov, 2019 06:00 - Actualizado: 15:09
wallstreetladron1

Tres máximos históricos en la misma jornada. Este lunes, los principales índices de la Bolsa de Nueva York marcaron nuevos récords de manera simultánea tras descontar un acuerdo comercial entre Estados Unidos y China. El Dow Jones acumula una ganancia anual del 18%, mientras el S&P 500 se revaloriza un 22% en lo que va de año y el Nasdaq acumula una subida del 27% en 2019.

Para Mensur Pocinci, director de análisis técnico del banco suizo Julius Baer, los nuevos máximos históricos de la renta variable estadounidense supone una señal alcista, ya que indica que las acciones han escalado el denominado 'muro de la preocupación', conocido popularmente en inglés como 'wall of worry'.

Este experto explica que los inversores “temen intuitivamente” los nuevos máximos de las bolsas, ya que esperan decepcionantes rendimientos futuros cuando los precios son altos.

Sin embargo, Pocinci señala que “la evidencia empírica sugiere lo contrario”, ya que los nuevos máximos típicamente son seguidos de nuevas ganancias. Esto no quiere decir que las ganancias de los índices sean ininterrumpidas, ya que las bolsas se mueven en dientes de sierra. Así, aunque se encuentran en tendencia alcista, como actualmente, también realizan correcciones intermedias para aliviar la sobrecompra.

Este experto afirma que una manera simple de medir este fenómeno es contar la cantidad de semanas que han pasado desde el máximo anterior de las útimas 52 semanas. Según su análisis, las bolsas “muestran rendimientos significativamente mejores cuando se negocian cerca de un máximo de 52 semanas”. Por lo tanto, concluye, los nuevos máximos “son una señal alcista y los inversores deben asegurarse de tener suficiente exposición a renta variable en sus carteras”.

Por otra parte, Mensur Pocinci también considera que los flujos de fondos registrados en el mercado en los últimos meses indican que la fuerte venta de acciones y la compra de bonos significa que existe “una gran demanda acumulada de acciones” por parte de los inversores.

Según los datos que maneja, en lo que va de año los inversores han vendido 215.000 millones de dólares en acciones americanas y han comprado 846.000 millones en fondos y bonos del mercado monetario. Además, destaca que “noviembre marca el inicio de la temporada más alcista para las bolsas”, ya que desde 1970 las acciones estadounidenses han registrado la mayoría de sus ganancias entre noviembre y abril.

MORGAN STANLEY NO SE FÍA

Los inversores comienzan a descontar que EEUU y China alcanzarán un primer acuerdo comercial antes de Navidad y que finalmente no se producirá un Brexit duro. La sensación es que las incertidumbres que han frenado el crecimiento global comienzan a evaporarse. Sin embargo, Morgan Stanley, uno de los mayores bancos de inversión del mundo, no termina de ver clara la situación.

"El S&P 500 ha vuelto a marcar máximos. Pero con un liderazgo aún mayor de los valores defensivos, los inversores deberían permanecer cautelosos respecto a una reaceleración del crecimiento", afirman estos expertos. "Mientras tanto", añaden, "los resultados del tercer trimestre no son inspiradores debido a un alto ratio de previsiones negativas y a un apalancamiento operativo negativo generalizado de las compañías".

Desde su punto de vista, los máximos del S&P 500 son un "espectáculo secundario" porque lo más importante para el comportamiento positivo de las carteras ha sido realizar una rotacion correcta de los activos. Desde finales de julio, cuando el S&P 500 marcó su anterior récord, el mejor lugar para estar posicionado han sido los sectores y valores defensivos, señalan.

Mientras tanto, los valores de crecimiento que, según su valoración cotizan caros, han sido los verdaderos lastres para el mercado, sobre todo en los sectores de software y consumo discrecional (productos que no son esenciales). "Nuestra recomendación de permanecer largos en el mercado a través de valores defensivos y cortos en acciones de crecimiento ha tenido un comportamiento muy consistente y pensamos que seguirá funcionando", destacan.

En su opinión, el mercado sigue mandando un "claro mensaje" de que todavía está preocupado sobre el crecimiento incluso si el S&P 500 flirtea con nuevos récords. "Nuestro Índice de Demanda de Riesgo Global ha vuelto a niveles extremos y el S&P está cerca del techo del canal que ha dibujado en los últimos años", señalan. "Por ello", opinan que "ahora hay un elevado riesgo de una corrección a nivel de índice".

Su consejo es que es demasiado pronto para buscar oportunidades en acciones de crecimiento que cotizan caras y al mismo tiempo es prematuro pensar que los cíclicos realmente pueden despegar desde aquí antes de que termine lo que parece ser una recesión de ganancias que todavía está empeorando.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión