trader-riendose-parque-wall-street

Wall Street ha vuelto a disfrutar de un festival alcista. Este lunes, el S&P 500, el Nasdaq 100 y valores tan conocidos como Microsoft y Apple han marcado máximos históricos. Los inversores comienzan a descontar que EEUU y China alcanzarán un primer acuerdo comercial antes de Navidad y que finalmente no se producirá un Brexit duro. La sensación es que las incertidumbres que han frenado el crecimiento global comienzan a evaporarse. Sin embargo, Morgan Stanley, uno de los mayores bancos de inversión del mundo, no termina de ver clara la situación.

"El S&P 500 ha vuelto a marcar máximos. Pero con un liderazgo aún mayor de los valores defensivos, los inversores deberían permanecer cautelosos respecto a una reaceleración del crecimiento", afirman estos expertos. "Mientras tanto", añaden, "los resultados del tercer trimestre no son inspiradores debido a un alto ratio de previsiones negativas y a un apalancamiento operativo negativo generalizado de las compañías".

Desde su punto de vista, los máximos del S&P 500 son un "espectáculo secundario" porque lo más importante para el comportamiento positivo de las carteras ha sido realizar una rotacion correcta de los activos. Desde finales de julio, cuando el S&P 500 marcó su anterior récord, el mejor lugar para estar posicionado han sido los sectores y valores defensivos, señalan.

Mientras tanto, los valores de crecimiento que, según su valoración cotizan caros, han sido los verdaderos lastres para el mercado, sobre todo en los sectores de software y consumo discrecional (productos que no son esenciales). "Nuestra recomendación de permanecer largos en el mercado a través de valores defensivos y cortos en acciones de crecimiento ha tenido un comportamiento muy consistente y pensamos que seguirá funcionando", destacan.

En su opinión, el mercado sigue mandando un "claro mensaje" de que todavía está preocupado sobre el crecimiento incluso si el S&P 500 flirtea con nuevos récords. "Nuestro Índice de Demanda de Riesgo Global ha vuelto a niveles extremos y el S&P está cerca del techo del canal que ha dibujado en los últimos años", señalan. "Por ello", opinan que "ahora hay un elevado riesgo de una corrección a nivel de índice".

Para Morgan Stanley, la rotación de valores sigue activada, pero tiene un sesgo más defensivo que cíclico. Además, gran parte del reciente rendimiento relativo superior de las acciones de valor sobre las acciones de crecimiento se ha debido al bajo rendimiento del crecimiento en lugar de a un mejor rendimiento de los cíclicos.

Por ello, el banco estadounidense considera "prematuro" interpretar el rendimiento superior reciente del valor como una señal de que la desaceleración económica y de ganancias está llegando a su fin. En el fondo, su visión implica que tanto el crecimiento económico como el de los beneficios permanecerán "suaves" durante el próximo año.

Su previsión anticipa también que se produzcan revisiones a la baja de las estimaciones del consenso. Por ello, reiteran que "los resultados del tercer trimestre continúan la tendencia de un débil crecimiento generalizado de las ganancias y de un apalancamiento operativo negativo".

Su consejo es que es demasiado pronto para buscar oportunidades en acciones de crecimiento que cotizan caras y al mismo tiempo es prematuro pensar que los cíclicos realmente pueden despegar desde aquí antes de que termine lo que parece ser una recesión de ganancias que todavía está empeorando.

En este escenario, Morgan Stanley apuesta por grandes valores como Walt Disney, Humana, Coca Cola, Microsoft, Philip Morris, Procter & Gamble y T-Mobile US. Disney es la mayor compañía mundial del sector de entretenimiento, Humana es uno de los líderes de servicios sanitarios en EEUU, Microsoft es la mayor compañía de software a nivel global, Philip Morris es una de las tabaqueras más importantes del mundo, Procter & Gamble es un gigante en el sector de productos para el cuidado personal y T-Mobile US es la filial americana de la operadora de telecomunicaciones alemana Deutsche Telekom.

Noticias relacionadas