ep aplicacion whatsapp
WhatsApp. Silas Stein/dpa - Archivo
272,87$
  • 5,39$
  • 2,02%

Elon Musk es el rey Midas. Una personalidad que, tras hacer de Tesla una empresa rentable que ha cerrado 2020 con un rally superior al 700%, ha provocado que una empresa semidesconocida se disparase un 6.300% en tres sesiones. Es el caso de Signal Advance, el denominador común que une al excéntrico CEO y fundador de la fabricante de coches eléctricos con Mark Zuckerberg.

Al contrario que Musk, todo lo que toca Zuckerberg huele mal. Si el cofundador y consejero de Facebook está detrás de algo, hay que sospechar. O enarcar la ceja, como mínimo.

Así se explica la reciente fuga de usuarios a la citada Signal y a Telegram procedentes de WhatsApp. ¿La razón? Que la app de mensajería instantánea va a empezar a compartir parte sus datos con Facebook, compañía matriz, que es también propietaria de Instagram.

Según los datos recogidos y publicados por Sensor Tower, Signal ha experimentado un subidón de 7,5 millones de descargas a nivel global entre los días 6 y 10 de enero desde la App Store y Google Play. Ante la incapacidad de hacer la habitual comparación con campos de fútbol, diremos que esa cifra es 43 veces mayor a la registrada en la semana anterior. Además, es la ocasión que más veces ha sido descargada dicha aplicación en una misma semana y en un solo mes.

Telegram no se queda muy atrás. Según los datos recopilados por Apptopia, esta red de mensajería que presume de la privacidad que gozan sus usuarios ha sido descargada 5,6 millones de veces entre el miércoles y el domingo. ¿Casualidad?.

EL DIABLO ESTÁ EN LOS DETALLES

El repunte de usuarios en dos aplicaciones que sacan pecho por el hermetismo del encriptado que protege a sus usuarios coincide con el cambio de la política de privacidad de WhatsApp, que fue actualizado el 4 de enero. A partir del 8 de febrero, los usuarios que entren a la aplicación deberán aceptarla para seguir usándola. En Europa y Reino Unido, veremos un mensaje distinto gracias a la leyes de protección de datos, que son diferentes.

Los mensajes de WhatsApp seguirán estando encriptados, pero la red de mensajería alberga otros muchos datos que sí pueden ser compartidos y vistos por su dueña, Facebook. Desde el número de teléfono del usuario hasta informaciones de transacciones, servicios, los negocios que se llevan a cabo a través de ella, e información de nuestros dispositivos móviles.

WhatsApp ha echado balones fuera con un comunicado reciente en el que afirma que el cambio de su política no acepta a la privacidad de los mensajes que enviamos a nuestra familia de amigos. Lo cierto es que pese al aumento de descargas de Signal y Telegram, WhatsApp no parece haber experimentado una caída de usuarios. Según Adam Blacker, vicepresidente de Apptopia, "(WhatsApp) está demasiado arraigado, e incluso aquellos que se han bajado Signal o Telegram lo seguirán usando, ya que es donde siguen estando la mayoría de sus familiares y amigos".

Noticias relacionadas

contador