• Tras el escándalo, la compañía ha perdido cerca de 58.000 millones de dólares de capitalización en una de sus semanas más negras
  • La primera decisión de Zuckerberg y su equipo ha sido poner nuevos límites a los desarrolladores
  • Facebook explica en su 'política de datos' de que tipo de información recopila, cómo se utiliza y se comparte
facebook zuckerberg data center portada
301,47$
  • -1,18$
  • -0,39%

El escándalo de Cambridge Analytics no sólo ha generado un duro golpe bursátil a la compañía sino que además ha creado un movimiento, encabezado entre otros por Brian Acton (cofundador de WhatsApp y que recientemente entró en el accionariado y la dirección de Signal tras un desembolso de 50 millones de dólares), que pide a los miembros de la red social que borren sus cuentas. La privacidad vuelve a ser el punto débil de la red social más grande del mundo.

El robo de información de 50 millones de perfiles de Facebook desvelado esta semana en una investigación conjunta entre los diarios ‘The New York Times’ y ‘The Guardian’ ha supuesto el mayor golpe bursátil y, sobre todo, de credibilidad y confianza para la red social. La compañía ha perdido cerca de 58.000 millones de dólares de capitalización en una de sus semanas más negras. La caída equivale a la capitalización de las 13 compañías más pequeñas del Ibex 35, o lo que es lo mismo, el descenso es sólo inferior a la capitalización de Inditex o Santander.

Cambridge Analytica guardó los datos de más de 50 millones de perfiles a través de un 'test de personalidad' en Facebook

El resumen de la crisis es que Cambridge Analytica almacenó los datos recogidos a través de varios ‘test de personalidad’ dentro de Facebook sin autorización de la compañía a principios de 2014 con el fin de elaborar un programa informático que predijera e influyera sobre las opciones electorales de las personas. Wylie, un de los extrabajadores de la compañía que ha destapado el caso, ha explicado que, con la ayuda de un profesor de la Universidad de Cambridge, obtuvieron datos personales de los usuarios para después presentar a cada elector publicidad política personalizada. El resumen es ese, pero las consecuencias van más allá. En el punto de mira quedan ahora la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, el ‘sí’ de los británicos a dejar la Unión Europea y la privacidad en Internet.

Mark Zuckerberg habló este pasado miércoles y entonó el ‘mea culpa’. El creador y director general de la red social reconoce que hubo errores: “tenemos la responsabilidad de proteger tus datos, y si no podemos, entonces no merecemos servirte”, explicó a través de una publicación en su perfil en Facebook, y recalcó en varias entrevistas durante el mismo día. Zuckerberg recalcó que “vamos a aprender de esta experiencia para asegurar aún más nuestra plataforma y hacer que nuestra comunidad sea más segura”.

LA RESPUESTA DE FACEBOOK

La primera decisión de Zuckerberg y el equipo de Facebook ha sido poner nuevos límites a los desarrolladores. Con la nueva política que lanzará próximamente, restringirá más el acceso a los datos que tienen los desarrolladores de aplicaciones dentro de la red o de apps externas que consultan datos a la plataforma.

Falta más tiempo para arreglar todos estos asuntos, pero prometo que vamos a trabajar para construir un mejor servicio

En toda su extensa carta, Zuckerberg siempre se dirige en un todo conciliador a los usuarios y acaba con una promesa y un agradecimiento: “Quiero dar las gracias a todos los que siguen creyendo en nuestra misión y trabajan para construir esta comunidad juntos. Sé que hace falta más tiempo para arreglar todos estos asuntos, pero prometo que vamos a trabajar para construir un mejor servicio a largo plazo”. Facebook no da aún por arreglado todos los problemas aunque los conoce y está haciendo todo lo posible por solventarlos.

En buena medida, lograr acabar con esas infracciones depende también de los usuarios. Para ello, la red social mostrará próximamente una herramienta en la los miembro que se podrán consultar las aplicaciones usadas y revocar los permisos de cada una sobre tus datos. Conocer qué información se comparte en cada momento y con quién es sencillo y aconsejable de hacer cada cierto tiempo.

¿QUÉ SABE FACEBOOK SOBRE SUS USUARIOS?

Facebook explica en su ‘política de datos’ de que tipo de información recopila, cómo se utiliza y se comparte.

- ¿Qué tipo de información recopila?

El resumen más sencillo sería: todo o prácticamente todo. Todas las imágenes, publicaciones y datos de registros que dan los usuarios son almacenados, además se guardan todos los contenidos vistos y con los que se interactúa o la frecuencia y duración de cada sesión. Aunque no es lo único, también se guarda: información sobre las conexiones y las redes, informaciones sobre pagos, datos sobre pagos y todo lo que tenga que ver con los sitios web y empresas asociadas a Facebook.

- ¿Cómo se utiliza esta información?

El algoritmo de la red social es el principal consumidor de todos estos datos. El sistema de Facebook se apoya en toda la información recabada para sugerir información en base a publicaciones similares, gustos o ubicaciones. Por supuesto, los datos sobre cada usuarios también son utilizados para analizar la publicidad que va a ver cada miembro de la comunidad.

- ¿Cómo se comparte esta información?

Se trata de uno de los puntos más delicados. Facebook no sólo utiliza la información sino que la pone a disposición de desarrolladores u otras compañías, algo que Cambridge Analytica aprovechó para hacer un uso ilegal de la información que recogía a través de ese canal de comunicación con la red social.

Según la política de datos, los únicos servicios externos que pueden ver información sobre los usuarios son los servicios de publicidad, medición y análisis. Lo que se comparte es información acerca del alcance y la eficacia de la publicidad sin incluir información que identifique al usuario, o una combinación de información relativa al usuario con otra de tal forma que no se le pueda identificar.

- ¿Cómo gestionar la información almacenada?

Facebook pone a disposición de sus clientes la posibilidad de administrar el contenido y la información que cada usuario comparte mediante la herramienta registro de actividad. También permite descargar información asociada a la cuenta a través de la herramienta de descarga de información. Con esta funcionalidad, los usuarios pueden recuperar todos la información almacenada por la red social desde el momento en que el usuario creó la cuenta.

Noticias relacionadas

contador