zuckerberg
Mark Zuckerberg. Chip Somodevilla/Getty Images
267,48$
  • 6,38$
  • 2,44%

EEUU quiere que Mark Zuckerberg bese la lona. La Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos (FTC, por sus siglas en inglés), en conjunto con una coalición de fiscales de 46 estados del país, ha presentado este miércoles una demanda contra Facebook para desmontar por piezas su imperio. Y así es como planea hacerlo.

Facebook es mala para los estadounidenses. En esta afirmación se fundamenta la demanda presentada, que acusa a la popular red social de conductas anticompetitivas para alimentar su monopolio durante años.

¿Se verá obligado Zuckerberg a desinvertir en WhatsApp e Instagram, dos de sus grandes caballos de Troya? No. Al menos, de momento. Sally Hubard, del Open Market Institute, ha reconocido a Recode que el proceso judicial se puede alargar años hasta que se llegue a un veredicto vinculante. Otros expertos apuntan al medio estadounidense que el primer juicio puede empezar, como muy pronto, en 2022.

Zuckerberg no es tonto. Facebook lleva tiempo entremezclando los negocios de sus compañías, por lo que cuando llegue el veredicto, en caso de no ser favorable, puede que ya no exista nada que poder separar por piezas. En 2019, la compañía anunció que empezaría a fusionar la infraestructura técnica de sus sistemas de mensajes directos usados por la propia red social, Instagram y WhatsApp. De cara al futuro, la tecnológica aspira a conectar el negocio publicitario de Facebook e Instagram con el de WhatsApp, su principal apuesta en este sentido.

"NADA HA CAMBIADO EN EL CORTO PLAZO"

"El Gobierno tiene caso difícil", reconoce Donald Polden, experto en legislación antimonopolio, en declaraciones a MarketWatch. "A la gente le gusta su servicio (como en el caso de Google), y es gratis", continúa. "No tienes una situación en la que el precio es alto y es algo difícil de adquirir, sino que todo está fundamentado en las quejas de sus competidores", apostilla.

"Los juzgados no se van a tragar esto", afirma el analista Colin Sebastian, en su última nota para clientes. "Facebook ha levantado esos servicios usando su propia tecnológica e innovación, y ya están ampliamente integrados en su negocio, además, hay una clara competitividad con TikTok, Snap, Twitter y Pinterest, entre otros", concluye.

"Este tipo de cosas son terroríficas para los inversores porque pueden acabar rompiendo modelos de negocio", señala Dan Ives, analista de Wedbush Securities, que señala a Instagram como una de las tres mejores compras realizadas en los últimos 15 años por una compañía. Ives cree que, pese a todo, la posibilidad de que Facebook tenga que desmontar su compañía es "pequeña" sin que haya grandes cambios legislativos en el Congreso, que ve poco probables. "Estamos ante un titular ruidoso, pero que no cambia la perspectiva de Facebook en el corto plazo", arguye.

Noticias relacionadas

contador