Derecho de autodeterminación: la etérea condición de Torra que rechaza el Gobierno

El 'president' ha instado al Ejecutivo de Sánchez a pactar un referéndum de autodeterminación en Cataluña

Raquel Enríquez
Bolsamania | 05 sep, 2018 06:00
ep quim torra presidentela generalitat 20180904194801
Quim Torra, presidente de la Generalitat, en la conferencia de este martes.GENCAT.CAT

Quim Torra ha vuelto a poner sobre la mesa el derecho de autodeterminación que considera que tiene la ciudadanía catalana. Este martes, el presidente de la Generalitat instó al Gobierno central, presidido por Pedro Sánchez, a acordar un "referéndum vinculante y reconocido internacionalmente". Lo hizo en su conferencia desde el el Teatro Nacional de Cataluña (TNC), con el que abrió el nuevo curso político en la comunidad catalana.

En concreto, Torra ofreció "diálogo y negociación para que el Gobierno español aproveche la oportunidad de convocar de manera acordada un referéndum de autodeterminación". Un escenario que la portavoz de Moncloa, Isabel Celáa, rechazó tan solo una hora después.

Es más, la también ministra de Educación y Formación Profesional criticó en su comparecencia ante los medios desde el Palacio de la Moncloa que el presidente catalán dio un discurso plagado de elementos "más propios de los siglos XIX y XX que del siglo XXI", y dirigido sobre todo a un público independentista. Entre esos elementos, se encuentra la idea de Cataluña como "pueblo" defendida por Torra, que implica la mencionada autodeterminación. Pero, ¿en qué consiste este derecho?

UN DERECHO "ETÉREO"

Tal y como explicó a Bolsamanía Ángel José Sánchez Navarro, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), "autodeterminación es decisión". Eso sí, según declaró, es "un derecho bastante etéreo".

Su origen se encuentra en el Derecho Internacional. En primer lugar, está la resolución 1514, del 14 de diciembre de 1960, de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Esta considerada como la 'Carta Magna de la Descolonización' y en ella se contempló por primera vez que "todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación".

"En virtud de este", añade la resolución, "(los pueblos) determinan libremente su condición política y persiguen libremente su desarrollo económico, social y cultural". Eso sí, el texto se refiere los "territorios en fideicomiso y no autónomos" y aquellos que no habían logrado entonces "su independencia" con respecto los Estados que los habían colonizado.

El derecho de autodeterminación se recoge con la misma literalidad en la la resolución 2200 de la ONU, así como en la resolución 2625. En esta última, eso sí, se añade que todos los pueblos tienen el derecho de determinar libremente, sin injerencia externa, su condición política y de proseguir su desarrollo económico, social y cultural", así como que "todo Estado tiene el deber de respetar este derecho".

CATALUÑA COMO PUEBLO

De esta manera, la condición básica de "pueblo" para poder tener el derecho de autodeterminación es la base del conflicto catalán. Los independentistas defienden que Cataluña lo es, pero el Gobierno central y gran parte de los juristas lo rechazan, basándose en la descentralización del Estado español y, como consecuencia, la capacidad de autogobierno con la que cuentan todas las comunidades autónomas, entre ellas la catalana.

Por ello, la vía de diálogo que ofrece el Gobierno de Pedro Sánchez es la celebración de un "referéndum" en Cataluña por el autogobierno y un nuevo Estatut. Un escenario que tanto para el presidente de la Generalitat como para los diputados en el Parlament del bloque independentista, que son más de la mitad de la cámara, no es suficiente. Por tanto, el conflicto continúa, y con la amenaza de fondo de una nueva activación del artículo 155 de la Constitución.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión