La macro y las empresas obligan a EEUU y China a ultimar un pacto esta semana

Sin embargo, las tensiones con Huawei enfrían la posibilidad de un acuerdo

Nieves Amigo
Bolsamania | 30 ene, 2019 06:00 - Actualizado: 10:35
trumpxi
Xi Jinping, presidente de China, y Donald Trump, presidente de EEUU.

Las negociaciones que China y Estados Unidos mantienen esta semana para llegar a un acuerdo comercial son determinantes y sumamente importantes por diversos motivos, pero fundamentalmente porque hay una sensación generalizada de que esta situación se ha alargado demasiado en el tiempo, algo que confirma el impacto que toda esta crisis comercial está teniendo en la economía de los países y en los resultados de las empresas.

Los últimos acontecimientos urgen a que se llegue ya a un pacto entre ambas potencias, y los encuentros de esta semana -Donald Trump y el viceprimer ministro de China, Liu He, se reunirán el jueves tras la sesión de negociaciones de este miércoles entre ambos países en Washington- son la oportunidad perfecta para un acercamiento real.

Cabe recordar que estas reuniones forman parte del marco de negociación comercial acordado por Trump y Xi Jinping, presidente chino, el pasado diciembre, tras el cual se fijó una tregua de 90 días para llegar a un acuerdo.

LAS CLAVES DE ESTA ÚLTIMA REUNIÓN

El tiempo pasa y el margen cada vez es menor. Estados Unidos y China deben llegar a un acuerdo y los responsables de ambas potencias lo saben. Las negociaciones de esta semana vienen marcadas por una serie de factores, algunos de los cuales suponen una presión clara para que se llegue a un acuerdo de forma inminente. Otros, sin embargo, alejan la posibilidad de que se alcance a corto.

1. Caterpillar y Nvidia se suman a Apple y 'exigen' un pacto. La compañía industrial Caterpillar publicó esta lunes unos resultados que quedaron por debajo de lo esperado debido a la debilidad de la demanda en la región Asia-Pacífico, especialmente de la procedente de China. Además, el fabricante de semiconductores Nvidia avisó de que no alcanzará los resultados esperados en el pasado trimestre debido también a la debilidad en China. Estas advertencias de dos 'grandes' se suman al 'profit warning' de Apple a principios de mes también debido al agotamiento de China.

Lo que ha ocurrido con estas tres empresas no es más que una muestra de lo que está ocurriendo y puede suceder con otras muchas si continúa la guerra comercial, tal y como han advertido los expertos de Goldman Sachs. Esto, sin duda, supone un elemento de presión para que China y Estados Unidos terminen cuanto antes con esta situación.

2. Los malos datos macro también presionan. Desde que arrancó el año, la tónica habitual han sido los malos datos macro provenientes de China, pero también de Estados Unidos. Preocupan especialmente las "graves consecuencias negativas" que la ralentización china podría tener sobre el crecimiento mundial si se intensifica, explican los expertos. "Nuestras estimaciones sugieren que el crecimiento mundial podría ralentizarse hasta un mínimo del 2,3% en 2019 si el crecimiento chino se frena bruscamente y podría caer por debajo del 2% en caso de ralentización combinada de China y Estados Unidos", advierten los analistas de Oxford Economics.

"En un escenario de fuerte desaceleración de China, las economías más afectadas serían las asiáticas estrechamente vinculadas a la demanda china, como Singapur, Hong Kong, Taiwán o Corea. Algunos mercados emergentes, especialmente los principales productores de materias primas, también serían grandes perdedores, como Rusia y Arabia Saudí", añaden estos expertos.

3. Las tensiones entre Estados Unidos y Huawei limitan el optimismo. Hay un elemento especialmente importante que resta optimismo respecto a lo que pueda suceder entre hoy y mañana, y es el hecho de que Estados Unidos haya acusado a Huawei de fraude un día antes de las reuniones. El Gobierno estadounidense ha decidido finalmente presentar cargos penales contra la directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou. China, por su parte, ha respondido pidiendo a Estados Unidos que cese en la "irracional persecución" de sus empresas.

"Si Estados Unidos y China no resuelven su situación, las cosas sólo van a empeorar a partir de ahora", advierte Naeem Aslam

Los expertos reconocen que esta no es la mejor forma de empezar a negociar, pero al mismo tiempo consideran que los malos datos macro y empresariales pesan más que esta crisis entre EEUU y Huawei de cara a cerrar un acuerdo. En este sentido, se subraya el hecho de que China se haya visto obligada a lanzar medidas para estimular su demanda interna dada la ralentización económica. "La notable desaceleración de la economía china sigue pesando en la postura negociadora del país. El lunes por la noche, la Comisión Nacional de Desarrollo y Reformas (NDRC) anunció nuevas medidas para tratar de incentivar la demanda interna", explican los expertos de IG.

4. Tampoco ayuda la presencia de Navarro. La Casa Blanca ha anunciado la composición de la delegación que negociará con los chinos. La 'buena noticia' es que estará liderada por el representante comercial de EEUU, Robert Lighthizer, a quien se considera partidario de un acuerdo, y la mala es que también estará el asesor comercial de Trump, Peter Navarro, a quien se considera 'azote' de China y uno de los artífices de esta guerra comercial.

Los expertos subrayan que el mes pasado, el Dow Jones registró su peor rendimiento semanal en diez años después de que Navarro declarara que "China está tratando de robarnos el futuro".

Así pues, los funcionarios americanos y chinos tienen sobre la mesa mucho material de negociación. En su mano está decidir que acabará pesando más, los malos datos macro y empresariales o las tensiones con Huawei, para acercar o alejar un pacto. Los expertos reconocen que lo ocurrido con Huawei es un "un mensaje hostil" enviado por parte de EEUU. "El temor predominante es que esta medida repercuta negativamente en las negociaciones comerciales, lo que hace aún menos probable que se llegue a un acuerdo", afirma Jasper Lawler, responsable de análisis de London Capital Group. Con todo, Naeem Aslam, de Think Markets, subraya las consecuencias de retrasar aún más el acuerdo: "Si Estados Unidos y China no resuelven su situación, las cosas sólo van a empeorar a partir de ahora", advierte.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión