El 9% de los hogares ha comprado un coche desde 2014, 3 puntos menos que en crisis, según BBVA Research

Europa Press | 19 ago, 2019 10:55
ep salon vo ganvam
Salón VO GanvamGANVAM - Archivo

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

El 9% de los hogares españoles ha adquirido un vehículo, nuevo o de ocasión, desde 2014, lo que supone casi tres puntos porcentuales más que la cifra del 6,1% contabilizada en el período comprendido entre 2008 y 2013, según el estudio '¿Quién compra un automóvil' realizado por BBVA Research.

Además, el texto apunta que el gasto real de las familias destinado a la compra de vehículos, ya sean nuevos o de ocasión, todavía se sitúa en la actualidad alrededor de un 30% por debajo del máximo precrisis.

El informe de BBVA Research destaca que el perfil del comprador de vehículos se ha mantenido estable desde mediados de la década pasada. La probabilidad estimada de adquirir un automóvil crece cuando lo hace el tamaño familiar, su nivel de ingresos y el número de ocupados del hogar.

Respecto a las características, se constata que la decisión de comprar disminuye a medida que el cabeza de familia envejece, y es mayor para los hogares sustentados por hombres, divorciados y extranjeros. A día de hoy las familias sustentadas por menores de 35 años adquieren vehículos cuatro veces más que las sustentadas por mayores de 74 años entre 2006 y 2007, un máximo histórico.

Sin embargo, desde 2008 las diferencias entre edades se han estrechado, puesto que los hogares encabezados por un joven son ahora tres veces más propensos a comprar un vehículo que los sustentados por un mayor de 74 años.

Durante el último ciclo económico, además, la tipología del comprador se ha visto alterada en dos dimensiones. La primera, en la relación existente entre demanda de vivienda y turismos, pues antes de la crisis los que adquirían una hipoteca eran más proclives a hacerse con la propiedad de un automóvil, cosa que ahora no ocurre.

La segunda está relacionada con la situación laboral del comprador, pues desde 2014 tener un empleo pierde importancia como determinante de la decisión de adquirir un turismo, una vez considerados los restantes factores que afectan a la transacción. La mejora en las expectativas laborales y en la disposición de crédito juegan un papel determinante en este aspecto.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión