la fed pourrait relever ses taux de 50 points de base en mai et en juin selon goldman sachs 20220624114218
30.273,870
  • -
  • -

Wall Street ha cerrado la última jornada bursátil de la semana con pérdidas (Dow Jones: -0,86%; S&P 500: -1,29%; Nasdaq: -2,01%), tras el cierre positivo de este jueves, rompiendo la racha de cuatro semanas consecutivas de ganancias para el S&P 500.

El saldo semanal ha sido negativo para los índices neoyorquinos, con pérdidas del 0,16% para el Dow Jones, mientras que el S&P 500 se ha dejado un 1,21% y el Nasdaq ha bajado un 2,62%.

Este viernes no ha habido muchas citas de relevancia para los inversores, que ponen la vista en el Simposio de Política Económica de 2022 que la Reserva Federal (Fed) celebrará desde el próximo jueves 25 en Jackson Hole (Wyoming) y que congregará a importantes banqueros de todo el mundo.

TONO ‘HAWKISH’ DE LA FED

El miércoles se conocieron las actas de la reunión de julio de la Fed, un documento que dejó claro que el banco central no contempla reducir el ritmo, al menos en el futuro cercano, en lo que a las subidas de tipos de interés se refiere. Según señalan estas actas, los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) coincidieron en señalar que “los aumentos en curso en el rango objetivo serían apropiados para lograr los objetivos inflacionarios” del 2%.

Asimismo, los banqueros señalaron que, una vez la política hubiese alcanzado un nivel lo suficientemente restrictivo, sería apropiado mantenerlo durante algún tiempo para asegurarse que la inflación enfilara el camino de regreso al objetivo. Además, matizaron que el ritmo de las subidas dependería de los datos económicos, como los del “muy ajustado” mercado laboral o el de la inflación, que se moderó significativamente el pasado mes de julio.

Si bien el mercado se inclinaba más por una subida de 50 puntos básicos en el próximo cónclave de septiembre, las últimas declaraciones de algunos miembros del FOMC han tenido que ser un jarro de agua fría para sus expectativas.

Por un lado, la presidenta de la Fed de Kansas, Esther L. George, ha señalado que “no es momento de celebrar” la moderación de la inflación y que, si bien el ritmo de las subidas de tipos sigue siendo objeto de debate en el seno de la Fed, lo que no se cuestiona es que deben subir. George ha asegurado que solo dejarán de elevar las tasas de referencia cuando estén “completamente convencidos de que la inflación está bajando”.

A su vez, el presidente de la Fed de Mineápolis, Neel Kashkari, ha reiterado la necesidad de reducir la inflación y ha señalado que la única forma de lograrlo es “subiendo los tipos de interés”, incluso aunque esto provoque una recesión. Al ser preguntado sobre si el banco central puede evitar un aterrizaje abrupto, Kashkari no pudo ser más claro: “No lo sé”.

Por otra parte, James Bullard, presidente de la Fed de Saint Louis y uno de los banqueros estadounidenses más duros, mantuvo su tono ‘hawkish’ asegurando que el alza de tipos debería ser de 75 puntos básicos en septiembre. “Tenemos buenas lecturas de la economía y una alta inflación, así que creo que tendría sentido llevar la política monetaria hacia terreno restrictivo”, explicó Bullard en unas declaraciones recogidas por ‘The Wall Street Journal’. “No veo realmente por qué se quiere alargar la subida de los tipos de interés hasta el año que viene. La idea de que la inflación ha llegado a su pico es una esperanza, pero no es estadísticamente real en este punto. Todavía tenemos un largo camino por delante para tener la inflación bajo control”, concluyó.

De cara al cónclave de la próxima semana, los expertos de Bankinter esperan un tono ‘hawkish’ duro por parte de los bancos centrales a ambos lados del Atlántico, algo que será “malo para los bonos”, citando los altos niveles de inflación y los mínimos históricos en las tasas de paro como unos claros indicadores de lo que puede estar por venir en Jackson Hole.

OTROS MERCADOS

El petróleo ha vuelto a números rojos. El crudo West Texas ha caído un 0,45% hasta 90,09 dólares, mientras que el Brent, de referencia en el Viejo Continente, ha cedido un 0,61% hasta 96,00 dólares.

La onza de oro ha perdido un 0,62% (1.760 dólares), mientras que el euro sigue hundiéndose frente al dólar y ha retrocedido un 0,5% (1,004 dólares). El rendimiento del bono estadounidense a 10 años ha avanzado hasta el 2,97%.

Por último, el bitcoin se ha desplomado un 8,7% y se sitúa en el nivel de los 21.350 dólares.

Noticias relacionadas

contador