Nomura anticipa un gran desplome como el de Lehman Brothers para Wall Street

Debido a un súbito repunte de la volatilidad que provocará una gran corrección bursátil

César Vidal
Bolsamania | 30 ago, 2019 06:00 - Actualizado: 14:29
trader-concentrado-wall-street

DOW JONES

27.051,220

19:19 17/09/19
-0,09%
-25,60

El banco japonés Nomura es muy pesimista sobre la evolución de Wall Street durante los próximos meses. Incluso uno de sus analistas, Masanari Takada, anticipa un desplome similar al que registró la Bolsa de Nueva York tras la quiebra de Lehman Brothers, que se produjo en septiembre de 2008.

"En este punto, creemos que sería un error descartar la posibilidad de un choque similar a Lehman como un simple riesgo de cola", señaló Takada a principios de agosto. Los datos de sentimiento que maneja Nomura muestran un "deterioro en la demanda de acciones y una fuerte ruptura a la baja en los fundamentales" entre los grandes actores del mercado, como los fondos de cobertura.

"La segunda ola podría golpear más fuerte que la primera, como una réplica que eclipsa el terremoto inicial", señaló Takada tras la caídas de finales de julio. En su opinión, los algoritmos que dirigen las inversiones de las 'manos fuertes' del mercado desencadenarán una oleada global de ventas en las bolsas mundiales debido a un fuerte y súbito repunte de la volatilidad.

"El patrón en el sentimiento de Wall Street se parece aún más a la imagen del sentimiento en la víspera del colapso de Lehman Brothers en 2008, que marcó el inicio de la crisis financiera mundial", ha remarcado Takada. Para este experto, lo correcto sería aprovechar cualquier rally en las bolsas como "una oportunidad para vender en preparación para la segunda ola de volatilidad que esperamos llegue a fines de agosto o principios de septiembre".

Después de que los índices neoyorquinos hayan perdido alrededor del 2% en agosto, Takada ha reafirmado su previsión, según recoge CNBC, al comentar que "el mercado de valores de EEUU afronta su mayor prueba del año hasta ahora". Según su análisis, el bajo sentimiento está a punto de provocar "ventas de pánico por parte de inversores orientados a los fundamentales y ventas sistemáticas por parte de inversores técnicos que siguen las tendencias" del mercado.

Para este analista, Wall Street muestra actualmente un preocupante parecido con 2008. Además, llama la atención sobre el hecho de que los Commodity Trading Advisors (CTA), los expertos en trading de materias primas y contratos de futuros, estén reduciendo sus posiciones alcistas "a un ritmo acelerado", lo cual podría exacerbar las ventas a nivel general.

"La correlación entre el sentimiento de 2008 y el de ahora sigue siendo muy alta. Incluso la fase de mayor apetito por el riesgo después del shock inicial de la curva de inversión de tipos, y el menor apetito por el riesgo que se produjo el 23 de agosto, casi iguala la pauta de 2008", ha explicado este experto.

Su conclusión es que "si esta extraña semejanza entre los dos patrones continúa, el sentimiento pronto podría caer a un nivel no visto desde diciembre de 2018". Entonces, la Bolsa de Nueva York registró una gran caída del 20% desde los máximos históricos marcados en los meses anteriores.

En las últimas semanas, varios importantes bancos de inversión han publicado visiones muy distintas sobre la evolución de las bolsas mundiales en los próximos meses. UBS Global Wealth Management, el mayor gestor de altos patrimonios del mundo con 2,48 billones de dólares en activos, ha decidido infraponderar la bolsa en sus carteras por primera vez desde la crisis que estuvo a punto de romper el euro en 2012.

La razón es que considera prudente reducir la exposición de sus adinerados clientes a la guerra comercial y a las múltiples incertidumbres políticas que amenazan al mercado. El director de inversiones global de esta gestora, Mark Haefele, justifica esta decisión porque "los riesgos para la economía global y para los mercados se han incrementado tras la renovada escalada de tensiones comerciales entre EEUU y China".

Al contrario, JPMorgan Chase vuelve a ver atractiva la renta variable tras las truculentas semanas vividas en el parqué en este mes de agosto. “Para agosto esperábamos una consolidación que no ha llegado pero, aún así, seguimos creyendo que el actual ‘pullback’ no se extenderá más que el vivido el pasado mes de mayo. Las bolsas aún tienen potencial de subida hasta final de año”, afirman los expertos de la entidad.

Esto no significa que no observen riesgos en el horizonte, pero creen que Wall Street aún será capaz de marcar nuevos máximos históricos antes de que comience a descontar en 2020 un escenario más adverso que podría provocar la próxima recesión, tal y como anticipa el mercado de bonos, en un plazo de 12 a 18 meses.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión