El 'indicador Buffett' da señal de alarma y anticipa retornos negativos en bolsa

"Es la mejor forma de tomar la temperatura del mercado", asegura el Oráculo de Omaha

Sergio García
Bolsamania | 19 sep, 2019 06:00 - Actualizado: 09:24
buffettindicador
Indicador Buffett.

Ganar dinero en bolsa es una utopía. Al menos, según el 'indicador Buffett'. El Oráculo de Omaha tiene su propio termómetro del mercado: el ratio entre el índice Wilshire 5000 Total Market y el PIB de Estados Unidos. "Es probablemente la mejor forma de tomar la temperatura en cualquier momento", asegura el popular gurú. Y ahora está en 140,2%, es decir, que prevé un retorno negativo del 1,7%.

Hay tres escenarios. Uno es el pesimista. Ese predice retornos negativos del 9,50%. Otro es el optimista, que anticipa retornos positivos del 3,10%. Y otros es el punto medio. Aquel que profetiza retornos negativos del 1,7%.

145%. Ese es el máximo del indicador Buffett. Lo alcanzó en el pico de la burbuja de las puntocom en el año 2000. Hace un año, la popular métrica se situaba en el 139%. Según las palabras de Adem Tumerkan, de Palisade Research, el indicador demuestra que las acciones están "extremadamente sobrevaloradas" y existe "una gran desventaja" en el futuro.

Esta métrica es como meter los pies en la orilla del mar. Y donde decimos mar, nos podemos referir a la renta variable. ¿Cuándo es momento de entrar en ella? Cuando el indicador se sitúe entre el 70 y el 80%. Más allá del 100%, es momento de salir. Y cerrar la puerta detrás nuestra.

"¿Esto significa que las acciones colapsarán mañana? Probablemente no", asevera Tumerkan. Sin embargo, reconoce que "hemos visto que el 'dinero inteligente' ya está 'rescatando' a sus acciones.

BUFFETT ES INMORTAL

El Oráculo de Omaha no puede morir. Ya no. Un grupo de investigadores se quiere anticipar a un mundo sin él. Y ha creado un algoritmo que descifra su secreto para invertir.

"Seguros y baratos". Así son los títulos que recomienda la fórmula. Un algoritmo basado en una decena de variables. Ahí no queda la cosa. También busca acciones con una volatilidad por debajo de la media. Y que vengan de compañías cuyo beneficio crezca más que el promedio del sector. Ah, y que buena parte de sus ganancias las reparta en forma de dividendos.

3M y Johnson & Johnson. Son dos de las compañías que cumplen todos los requisitos. Ambas están en el portfolio del fondo mutuo AQR y la ETF iShares Edge MSCI USA Quality Factor. Los dos nacieron con un propósito: jugar a ser Buffett. Un 13% de retornos anuales. Es lo que ha producido el fondo mutuo desde 2013. Una cifra muy similar a la de la ETF (11,9%) y Berkshire Hathaway (13%) en ese mismo periodo. Todos ellos baten al S&P 500 y su 11,8%. ¿Se puede inmortalizar la genialidad de un ser humano?

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión