¿Ganar con bonos de rentabilidad negativa? Estos inversores ya lo hacen

16 billones de deuda soberana: ¿Burbuja u oportunidad de inversión?

Sergio García
Bolsamania | 14 sep, 2019 06:00 - Actualizado: 09:21
bonoshistoria
Bonos.

16 billones de deuda con rentabilidad negativa. En todo el mundo. ¿Se puede invertir y ganar dinero con ella? BNY Mellon y Pimco ya lo hacen. Japón es ya la segunda región en la que más expuestos están sus fondos de renta fija. Pero no están solos. Las compras de deuda del país del sol naciente se han doblado desde el pasado mes de julio. El truco está en el dólar.

Comprar deuda a Japón se paga mejor que mantener bonos del Tesoro estadounidense. Siempre y cuando la operación se haga en dólares quedando expuesto a las fluctuaciones de la divisa.

El actual efecto divisa convierte la rentabilidad negativa del -0,25% del bono japonés a 10 años en el equivalente a un rendimiento del 2,22% en dólares estadounidenses. "Los retornos son realmente buenos y competitivos", reconoce Brendan Murphy, de BNY Mellon. Un 17% de su fondo BNY Mellon Global Fixed Income Fund está en la deuda nipona.

Pimo piensa lo mismo. Uno de sus gestores, Sachin Gupta, reconoce que es fácil fiarse. "Es el gobierno de Japón, una de las mayores economías del mundo, por lo que es un riesgo que estamos dispuestos a asumir". Por eso un 15% de los 12.200 millones de dólares que controla su fondo está en deuda soberana japonesa.

SEIS RAZONES PARA CREER

En Schroders quieren creer en la compra de bonos con rentabilidad negativa. Su analista, Kristjan Mee, da seis razones para ello:

1. Rendimientos cubiertos: Para los inversores globales de renta fija, el conjunto de oportunidades incluye varias regiones diferentes. Normalmente, las inversiones en bonos en moneda extranjera se cubren para eliminar el riesgo de fluctuaciones cambiarias. El coste adicional de la cobertura de divisas puede cambiar el atractivo de los bonos, a menudo de forma bastante drástica.

2. Rentas vs Ganancias de capital: Dejando de lado la cobertura de divisas, los inversores de bonos con rendimiento negativo tienen la garantía de perder dinero si los mantienen hasta el vencimiento. Sin embargo, muchos inversores no tienen la intención de hacerlo. Un inversor que considere que es probable que los rendimientos sigan cayendo podría comprar bonos con rendimiento negativo con la expectativa de que se beneficiará de venderlos, si su visión resulta correcta.

3. Beneficios de la diversificación de la cartera: Los bonos con rendimiento negativo restan rentabilidad en condiciones normales, pueden reducir considerablemente el riesgo de una cartera.

4. Inversores con pasivo: Los inversores relacionados con la responsabilidad o un pasivo, como las compañías de seguros y los fondos de pensiones, no siempre están preocupados por los niveles absolutos del rendimiento o las perspectivas de rentabilidad de los bonos. A menudo compran bonos como una "contrapartida" de sus obligaciones.

5. Bonos como cobertura contra la deflación: Un bono de rendimiento negativo puede proporcionar un retorno real positivo si hay deflación. Por lo tanto, los bonos de rendimiento negativo pueden actuar como cobertura contra la deflación.

6. Falta de alternativas: Los inversores de bonos soberanos que no estén contentos con pagar por prestar su dinero tienen pocas alternativas que no impliquen asumir un mayor nivel de riesgos: los depósitos apenas rinden e incluso se están viendo casos en los que los bancos están repercutiendo en sus clientes tipos de depósito negativos; almacenar el efectivo físicamente tiene un coste elevado y es demasiado poco práctico; el resto del espectro de la renta fija (corporativa o high yield) implica más riesgo y no es inmune a los tipos negativos…

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión