ep el presidente de los estados unidos donald trump

EEUU y China han alcanzado "un acuerdo comercial parcial", según ha publicado Bloomberg y posteriormente ha confirmado el propio Donald Trump. Se trataría de un primer paso para que Trump y su homólogo chino, Xi Jinping, sellen un acuerdo más amplio a finales de año.

Donald Trump ha confirmado que EEUU ha llegado a un "acuerdo de fase uno muy sustancial" con China que deberá ser redactado durante las tres próximas semanas. También ha señalado, en declaraciones realizadas en la Casa Blanca junto al viceprimer ministro chino, Liu He, que "la fase dos comenzará casi de inmediato".

Según informa CNBC, el acuerdo abordará las preocupaciones sobre la propiedad intelectual y los servicios financieros, junto con las compras de productos agrícolas por un valor de 40.000 a 50.000 millones de dólares por parte de China.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, también ha anunciado que la Casa Blanca ha eliminado una nueva ronda de aranceles a las importaciones de productos chinos, que iban a entrar en vigor el 15 de octubre. "Tenemos un acuerdo fundamental en los temas clave, pero hay más trabajo por hacer", ha explicado a los medios.

No obstante, quedan fuera del acuerdo asuntos fundamentales como el robo de propiedad intelectual, las transferencias forzosas de tecnología y los subsidios chinos al sector industrial. Tampoco será parte del acuerdo la inclusión de Huawei Technologies en la lista negra de empresas tecnológicas, según informa Bloomberg.

Anteriormente, el presidente americano se había mostrado muy optimista ante la posibilidad de alcanzar un acuerdo parcial con el gigante asiático. En su cuenta de Twitter, ha señalado que "están sucediendo cosas buenas en las negociaciones con China. Sentimientos más cálidos que en el pasado reciente, más como en los viejos tiempos. Me reuniré con el viceprimer ministro hoy. ¡A todos nos gustaría que ocurriera algo significativo!".

El mandatario estadounidense está mostrando un gran optimismo en los últimos días, después de que los últimos datos económicos publicados en EEUU hayan constatado un frenazo económico importante, causado precisamente por la incertidumbre provocada por la guerra comercial con el gigante asiático.

Los analistas señalan que Trump no puede permitirse encarar las elecciones presidenciales del próximo año con una economía al borde de la recesión, por lo que anticipan que el dirigente intentará firmar un acuerdo con Pekín para impulsar la economía durante los próximos meses.

Noticias relacionadas