bank-of-china 20190708140014

Los mercados asiáticos han cerrado la primera sesión de la semana en positivo. La recuperación en Wall Street se ha sumado el anuncio de que el Banco Central de China tiene la intención de reducir los tipos de interés. Esta decisión ha animado a unos inversores que durante los últimos días se había comportado de manera pesimista ante los malos datos macroeconómicos.

Este lunes, en China, el índice Shanghai subió un 1,6% y el Shenzhen, un 2,39%. Mientras, el Nikkei de Japón avanzó un 0,8% y el Hang Seng de Hong Kong, un 1,87%.

El sábado, el Banco Central de China decisión reformar la forma en que establece un punto de referencia clave de tipos de interés, una medida que los analistas consideran que reduce los costes de endeudamiento para las empresas, además de apoyar una economía en desaceleración afectada por una guerra comercial con EEUU. "La disminución en los tipos de los préstamos es un buen augurio para la demanda de crédito y las perspectivas de crecimiento de China en la segunda mitad de 2019 para compensar el impacto de las disputas comerciales en curso", señalan a Reuters.

En las últimas semanas, las preocupaciones de recesión, desencadenadas por una inversión en la curva de rendimiento de los bonos estadounidenses, han provocado una sacudida en los mercados financieros. La semana pasada, los mercados se vieron afectados por las señales de debilitamiento en las economías china y alemana y los acontecimientos políticos en Argentina.

En cuanto a las divisas, el yen japonés se debilitó por tercera sesión consecutiva, hasta los 106,37 dólares.

Noticias relacionadas