lagarde 20220609183715
La presidenta del BCE, Christine Lagarde.
3,375€
  • 0,073€
  • 2,21%

El fuerte aumento de los diferenciales de la deuda soberana de los países de la periferia europea (especialmente de Italia) desde que el Banco Central Europeo (BCE) anunció el jueves pasado sus planes para endurecer la política monetaria (terminar con el programa de compras de activos el 1 de julio y subir tipos en julio y septiembre), ha llevado a los analistas de Credit Suisse a valorar qué bancos europeos pueden afrontar mejor una eventual crisis de deuda.

Comentan estos expertos que lo que está ocurriendo les trae recuerdos de 2012, cuando los bancos de los países periféricos (Italia, España, Portugal y Grecia) tuvieron un rendimiento inferior y los bancos británicos y nórdicos demostraron ser más resistentes. Sin embargo, el hecho de que Italia haya renovado su deuda a tipos mucho más bajos significa que las preocupaciones de solvencia son "mucho menos agudas en la actualidad".

El BCE anunció el pasado miércoles su intención de crear un mecanismo para evitar la fragmentación del mercado de deuda, lo que fue bien recibido por los inversores. "Mientras llegan los detalles de las herramientas del BCE para controlar la fragmentación, vemos a los bancos británicos como defensivos en el entorno actual y reiteramos nuestra preferencia por España frente a Italia", indican desde Credit Suisse.

Entre los bancos británicos, su opción favorita es Lloyds Bank, mientras que CaixaBank es su preferido en España. "Es una de las mejores opciones y uno de los bancos más sensibles a los tipos del sector", comentan.

EL CAPITAL DE LOS BANCOS ESPAÑOLES, "EL MÁS RESISTENTE"

Los bancos del Sur de Europa siguen siendo los más vulnerables a la volatilidad de los diferenciales soberanos. Sin embargo, Credit Suisse subraya la "importante diferenciación" entre las carteras de bonos soberanos. "Encontramos que el capital de los bancos españoles sigue siendo el más resistente a posibles pérdidas de valoración", afirman estos analistas.

Volviendo a CaixaBank, la firma financiera suiza destaca la mayor resistencia de los diferenciales en Portugal y España, mercados principales. Además, espera que la estrategia del banco sobre la asignación del riesgo soberano proteja parcialmente el capital. "Asimismo, creemos que el aumento del margen de intereses respaldado por la elevada sensibilidad del banco a las subidas de tipos compensará cualquier pérdida limitada en la cartera ALCO (cartera de bonos soberanos)", explica.

Credit Suisse sigue considerando que, a día de hoy, los colchones de capital son resistentes en todo el Sur de Europa. Sin embargo, destaca que los bancos italianos se enfrentan a la incertidumbre añadida relacionada con las pérdidas potenciales de sus exposiciones a Rusia y Ucrania, lo que podría afectar aún más a los niveles de capital. "En cambio, CaixaBank mantiene una de las mayores reservas de capital, al tiempo que presenta la exposición geográfica más saludable en el Sur de Europa", insiste.

Los diferenciales se han ampliado 63 puntos básicos en Italia, 47 puntos básicos en Grecia, 38 puntos básicos en Portugal y 33 puntos básicos en España. En opinión de los economistas de Credit Suisse, cualquier nueva herramienta del BCE para controlar la fragmentación debe cumplir una serie de condiciones para ser eficaz. En primer lugar, ser de tamaño ilimitado (o suficientemente grande) y, en segundo lugar, tener una condicionalidad más laxa que el programa de OMT "altamente estigmatizado" para ser políticamente viable en la periferia.

"Nuestros economistas estiman que toda la deuda de Italia tendría que ser refinanciada con rendimientos superiores al 3-3,5% antes de que la relación deuda/PIB comenzara a aumentar de nuevo y suscitara preocupaciones de sostenibilidad", concluyen estos expertos.

Noticias relacionadas

contador