loteria navidad 2021
Alberto Sánchez

Este 22 de diciembre, el Sorteo Extraordinario de Lotería de Navidad reparte un total de 3.600 millones de euros. Cada décimo premiado supone 400.000 euros, menos los descuentos correspondientes de Hacienda, con lo que el ganador del 'Gordo' se embolsa 328.000 euros por cada décimo jugado. ¿Qué hacer con el premio? En función de la cantidad ganada y de las circunstancias de cada persona esto es lo que aconsejan los expertos.

COMPRAR UN VIVIENDA O QUITARSE LA HIPOTECA

Para los afortunados que se lleven un buen pellizco de la Lotería de Navidad de este 2021, una de las opciones para destinar el dinero será comprar una vivienda. Una opción es pagarla al contado, pero quizá desprenderse de todo el premio de golpe no sea lo más recomendable o, ni siquiera, lo más rentable, explican desde HelpMyCash. "Con las hipotecas a tipos muy bajos, es una buena oportunidad para solicitar una y aprovechar para adquirir una propiedad. Además, rentabilizar la parte del premio que no se use para dar la entrada de la vivienda puede dar lugar a obtener mayores ganancias", añaden.

Según lo que explican expertos en el sector inmobiliario, es probable que en el 2022 suba el precio de la vivienda, por lo que adquirir una casa puede ser una buena opción para invertir. Por otra parte, también es una buena opción cancelar el pago de lo que quede de hipoteca con el dinero ganado. "Esto puede hacerse de forma total o parcial, es decir, pagar todo lo que queda de hipoteca o una gran parte. Así se consigue que haya una deuda menor o que no haya y, sobre todo, se gana en tranquilidad para uno mismo", dicen desde el comparador financiero. No obstante, creen que si queda muy poco tiempo para pagar la hipoteca y ya hemos pagado casi todos los intereses (la mayoría de los intereses se pagan al principio del plazo, por el sistema francés de amortización), puede que no compense destinar el dinero a pagar la hipoteca, sino mejor a invertir. "En estos casos en los que quede poca hipoteca pendiente, también hay que valorar el hecho de que, si se devuelve de golpe, se perderá el derecho a seguir desgravando las amortizaciones en la Renta".

Respecto a la decisión de amortizar la hipoteca, "cabe pensar que lo primero que habría que ver es si la rentabilidad que da el dinero invertido es mayor que el coste de financiación porque, en ese caso, no interesaría amortizar la hipoteca". También, hay que tener en cuenta que, si la vivienda habitual se compró antes de 2013, existe una ventaja fiscal en el IRPF (la ley permite deducirse cada año un 15% de una cuota máxima de 9.040 euros), que puede que no interese perder, afirman desde Abante.

¿Invertir en vivienda? En EAE Business School creen que depende mucho de la situación. Si se trata de una primera residencia que nos va a permitir ahorrar el alquiler, adelante. Si se trata de una segunda vivienda o de un inmueble que puede quedar vacío, hay que pensarlo. Este tipo de compras comportan gastos de mantenimiento, comunidad o facturas que pueden ser insostenibles con nuestro nivel de ingresos habitual, por lo que es mejor no hacerlo, recomiendan.

"Compara si merece la pena liquidar préstamos o amortizar parte de tu hipoteca", recomiendan en EFPA: "Reducir una deuda tiene sentido económico siempre que el coste, es decir el tipo de interés, sea superior a la rentabilidad que alcanzaríamos con otro activo financiero. Por ejemplo, si tenemos la hipoteca negociada a tipos muy bajos y la rentabilidad que podemos lograr es superior, será mejor no adelantar pagos. Pero si, por ejemplo, la tenemos al 3% y podemos obtener una rentabilidad del 1% con el dinero, será mejor amortizar pagos. En este último caso, la mejor opción será amortizar parte de la hipoteca en tiempo, no en cuota, aunque no te olvides de revisar si existen costes anticipados que penalicen la cancelación en el contrato".

INVERTIR, ¿CÓMO Y EN QUÉ?

La inversión puede ser una buena opción para todos aquellos que quieren sacar buenos rendimientos al dinero que se gana con la Lotería. Eso sí, es muy importante entender lo que se está contratando y buscar información para conocer bien de qué producto se trata. Como apunta Sara Gil, experta en finanzas de HelpMyCash.com, "es normal que con la emoción de recibir el dinero no se sepa bien cómo gestionar tal cantidad, especialmente si es una cifra alta, pero no hay que tomar decisiones precipitadas".

Por ello, conviene preguntarse el riesgo que se está dispuesto a asumir sobre el dinero. En esto influirá el tipo de inversor que es cada uno (arriesgado o conservador). En referencia a esto, irá relacionado el producto por contratar. Otra de las preguntas será decidir cuánto dinero se quiere invertir. El mínimo de inversión también permitirá acceder a unos determinados productos o a otros.

Por último, desde el comparador declaran que habrá que pensar en los productos que se pueden contratar fácilmente en el mercado y en las últimas novedades de productos de inversión, que en ocasiones son muy interesantes para los pequeños inversores. Fuera de los típicos productos que se contrataban históricamente en los bancos, hay otros servicios como los robo advisors que permiten ahorrar en comisiones y tener acceso a buenas rentabilidades. Es bueno echar un ojo a las nuevas opciones para rentabilizar el dinero.

Con los niveles actuales de tipos y la más que previsible subida que nos aguarda, la renta fija de cualquier tipo sea empresarial o gubernamental no es una opción adecuada. Es lo que dicen los expertos de EAE Business School ¿Y la bolsa qué? "Ganar un sorteo de la Lotería no nos convierte inmediatamente en Warren Buffet, esto hay que tenerlo en cuenta. Si no se han realizado operaciones en bolsa anteriormente y se desconoce el funcionamiento de este mercado, es mejor no arriesgar. Por el contrario, si tenemos conocimientos y hemos realizado operaciones con anterioridad, ¿por qué no? Con este dinero se pueden realizar inversiones a mayor plazo. No obstante, aunque no es recomendable, es mejor meterse en un fondo de inversión si se carece de conocimiento", concluyen.

En Abante consideran que para rentabilizar el premio, el primer paso es fijar el objetivo financiero que se necesita -que viene marcado por la diferencia entre lo que se tiene y lo que se necesita-, y eso es lo que va a determinar qué nivel de riesgo se puede asumir y qué cartera o qué activo financiero es el más adecuado. Para maximizar el dinero del premio hay que apostar por carteras diversificadas, tanto por distribución geográfica, como por sectores y tipo de activos. Además, si se cuenta con un gran horizonte temporal de inversión, se puede asumir más riesgo con la inversión, lo que hará que el capital final sea mucho mayor.

"Invertir es una parte vital para generar más riqueza", aseguran en Singular Bank, destacando entre las alternativas más acertadas "invertir en un inmueble o en otro tipo de bienes o productos que se revaloricen, así como en fondos de inversión". Otra " buena idea es hacerse un plan de ahorro o un plan de pensiones de cara a la jubilación", así como "conservar una parte de la cuantía en liquidez", con el objetivo de "poder hacer frente a gastos imprevistos".

DEPÓSITOS

¿Has ganado mucho dinero, pero tienes un perfil conservador y no sabes qué hacer con él? Como explican en HelpMyCash, la tercera vía son los depósitos a plazo fijo, donde se sabe en cuánto tiempo vencen y qué rentabilidad se obtiene desde un principio. Actualmente los depósitos que ofrecen mayor rentabilidad son los de otros lugares de Europa.

"La experiencia refleja que los españoles, por lo general, son muy conservadores con su dinero. Y aunque esta tendencia está cambiando, lo cierto es que la mayoría suele optar por dejar su dinero inmóvil o en depósitos que, a día de hoy, apenas dan rentabilidad. Por eso, es muy importante saber que, si se decide no invertir el dinero, dentro de unos años se perdería poder adquisitivo, a media que los precios se incrementasen, al no cubrir la inflación. Es decir, si se tienen 328.000 y no se invierten, pasados 20 años y contando con una inflación media anual del 2% (objetivo que persigue el Banco Central Europeo), ese dinero equivaldría a unos 220.735 euros (actuales)", apuntan en Abante.

Desde EFPA se aboga por descartar productos sin rendimientos como los depósitos y las cuentas corrientes. "Con el repunte de la inflación, lo más adecuado es evitar dejar nuestro capital en depósitos y cuentas corrientes. Este incremento de la inflación, asociado a la elección de este tipo de productos para no asumir demasiados riesgos perjudica el ahorro conservador y puede convertirse en insostenible y hacer que perdamos poder adquisitivo", declaran.

AHORRAR PARA LA JUBILACIÓN

Uno de los aspectos más importantes es destinar una parte del premio para ahorrar para tu jubilación y complementar así la futura pensión pública. "Está claro que esta se irá reduciendo en las próximas décadas así que, si queremos mantener nuestro poder adquisitivo en el momento de la jubilación, no nos quedará otro remedio que completarla. Si no lo has hecho antes, puede ser el mejor momento para ahorrar para la jubilación", aconsejan desde EFPA.

Existen diferentes productos diseñados para completar la renta a lo largo de esta etapa. No obstante, en el escenario actual, también conviene analizar otras opciones como los fondos con un perfil arriesgado, con el objetivo de lograr una rentabilidad más alta, de lo contrario, la inflación nos puede hacer perder poder adquisitivo. Además, cabe destacar que se ha rebajado a 1.500 euros anuales el máximo de aportación que puede desgravarse en el IRPF por planes individuales de pensiones, según se recoge en el proyecto de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2022.

TRIBUTAR POR EL PREMIO

Para premios de loterías y apuestas que se celebran desde el 1 de enero de 2020 la exención es de 40.000 euros. Para declaración de la renta, en caso de premios superiores a esa cifra, se deberá tributar por el exceso de esa cantidad. El tipo que se aplicará a la base imponible será el 20%. Esa exención será de aplicación siempre que la cuantía del décimo, fracción, cupón de lotería o de la apuesta efectuada, sea de al menos 0,50 euros. En caso de que fuera inferior a 0,50 euros, la cuantía máxima exenta se reducirá de forma proporcional, detallan en BBVA.

Las entidades pagadoras de los premios que sean residentes en territorio español estarán obligadas a realizar la retención de dicho 20% sobre la base imponible, de modo que en el momento del cobro del premio ya se encontraría descontada la cantidad que iría destinada a Hacienda y no habría obligación fiscal adicional. En el caso de cobro por parte de no residentes, la tributación será también del 20% pero se deberá rellenar un impreso en la administración correspondiente.

En el supuesto de que el premio fuera de titularidad compartida, la cuantía exenta se prorrateará entre los cotitulares en función de la cuota que les corresponda. Hay que tener en cuenta que el obligado tributario es el que ha comprado el boleto. Si no se puede acreditar que ha sido comprado entre varios y se decide posteriormente repartir el premio, se estará produciendo una donación del titular del boleto a los demás participantes, y se deberá tributar en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISD), cuenta la entidad.

Noticias relacionadas

contador