ep felix abanades presidentequabit inmobiliaria
Félix Abánades, presidente de Quabit Inmobiliaria.QUABIT - Archivo
0,36€
  • 0,01€
  • 2,11%

Quabit Inmobiliaria ha registrado unas pérdidas de 49,86 millones de euros en los seis primeros meses de este año frente al beneficio de 850.000 euros que registró en el mismo periodo de 2019. El Resultado de Explotación (–46,3 millones de euros), se ha visto impactado negativamente por la provisión de deterioro del valor del suelo, por un importe de 37,6 millones y por otras provisiones por importe de 2,5 millones de euros", explica la compañía.

Esta provisión afecta, principalmente, a la cartera de suelo en planeamiento, al ser el suelo que precisa de mayor esfuerzo inversor y de un horizonte temporal de realización más prolongado, lo que hace que su valor razonable sea más sensible a la previsible retracción de la demanda, según explica la firma.

El EBITDA del primer semestre empeora un 48% (–7,8 millones de euros) porque las viviendas entregadas han aportado un margen bruto porcentual menor que las de 2019, debido fundamentalmente a las tensiones en los costes de construcción y los mayores gastos financieros por los retrasos en los proyectos que ha generado la crisis del COVID-19.

"Este efecto se debería ir corrigiendo en el segundo semestre por el doble impacto de la mejora en margen bruto porcentual y de las medidas adoptadas para reducir los gastos de estructura", añade Quabit. No obstante, la inmobiliaria casi cuadruplicó (+277,5%) su facturación en los seis primeros meses de este año, hasta 73,15 millones de euros.

En el actual contexto, la compañía ha paralizado algunos proyectos de promociones cuyo lanzamiento comercial estaba previsto para el año 2020 y cuatro obras de edificación con ritmos bajos de comercialización que no permiten todavía la obtención de la financiación a través de préstamo promotor.

A ello hay que añadir, según explica la firma, los retrasos en las tramitaciones administrativas y en los ritmos de ejecución de obras del resto de las promociones, que ha supuesto un retraso de unos tres meses sobre la planificación prevista, si bien se ha recuperado parcialmente en los meses posteriores al decaimiento del estado de alarma.

Noticias relacionadas

contador