OPINIÓN | ¿Una ministra 'under water' puede gestionar las finanzas públicas?

María Jesús Montero, titular de Hacienda, tiene más deuda que patrimonio

Eduardo Segovia
Bolsamania | 02 oct, 2018 06:00
montero hacienda portada

El término 'under water' (bajo el agua en inglés) hace referencia a aquellas personas que se endeudan para comprar un bien -normalmente una vivienda- que pierde valor y acaba valiendo menos que la deuda con la que se financió. Eso implica que, aunque vendieran la casa (o hicieran una dación en pago, lo habitual en el sistema anglosajón), seguirían debiendo dinero al banco. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se encuentra en esa situación.

Según las declaraciones de bienes publicadas en el BOE el pasado fin de semana, Montero tiene una vivienda valorada en 109.933 euros, y tan solo 3.847 euros en efectivo. Por el contrario, acumula una deuda de 122.742 euros. Es decir, si vendiera su casa hoy -se supone que las tasaciones están actualizadas-, ni siquiera podría pagar la deuda con el dinero que tiene en cuenta.

La situación 'under water' se convirtió en algo habitual con el estallido de la burbuja inmobiliaria, tanto en Estados Unidos como en España. Al desplomarse el precio de las viviendas, estas acabaron valiendo menos que la hipoteca solicitada. Hay que tener en cuenta que a la deuda hay que restarle la entrada que diera el comprador. Es decir, el valor actual de la vivienda es inferior a la deuda más la entrada, lo cual implica o bien una caída muy fuerte, o bien que la entrada fue muy pequeña si es que la hubo -como es sabido, muchas entidades financiaban más del 100% sin problemas-, o bien las dos cosas.

No sabemos cuál es la explicación en el caso de la ministra. Lo que sí sabemos es que, a pesar de que la recuperación dura ya cinco años, su casa está muy lejos de recuperar el valor de compra (entrada más hipoteca). Lo cual permite suponer que esa adquisición se realizó a un precio disparatado.

¿QUIEN NO SABE GESTIONAR SU CASA PUEDE GESTIONAR UN PAÍS?

Los norteamericanos tienen la teoría de que quien no sabe gestionar su vida privada no puede gestionar la pública. Por eso les importan tanto los amoríos e infidelidades de sus presidentes y sus altos cargos: quien es inmoral en casa lo será dirigiendo el país, según esta línea de pensamiento. Si la aplicamos aquí, cabe plantear si una persona con esta situación desastrosa en sus finanzas personales está capacitada para gestionar las finanzas del país, máxime cuando estas se encuentran en una situación tan delicada como la actual: España también está 'under water'.

Aquí cada uno es libre de opinar lo que quiera. Pero sí es un hecho que Montero ha demostrado una gran afición a aumentar el gasto aunque eso signifique tener que endeudar más al país. Para tratar de evitarlo, tiene que incrementar los ingresos, es decir, subir impuestos. De ahí que haya tantas propuestas de nuevos tributos aunque, con el lío que tiene el Gobierno y la necesidad de apoyos parlamentarios, ni ellos mismos saben cuáles se acabarán aplicando.

En vez de buscar nuevas vías de apretar más las tuercas a los de siempre -no ha presentado ninguna medida para los ricos de verdad, que según Pedro Sánchez no pagan impuestos-, debería plantearse reducir el altísimo gasto público improductivo de este país. Pero si no lo hizo el PP, menos aún lo va a hacer el PSOE.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión