La guerra EEUU-China no basta para provocar una recesión, según Legg Mason

La gestora espera que, a pesar de la tensión, ambos países terminarán llegando a un acuerdo

Irene Hernández
Bolsamania | 12 jun, 2019 06:00 - Actualizado: 09:35
usa china

Aunque la guerra comercial que mantienen EEUU y China parece no tener fin, no es una situación suficiente como para provocar una recesión. Eso es lo que considera Legg Mason, que, sin embargo, sí que cree que las relaciones entre estos dos países van a ser muy diferentes en el futuro. Aunque espera que terminen alcanzando un acuerdo.

Según la gestora de Clearbridge, filial de renta variable estadounidense de Legg Mason, Margaret Vitrano, en la próxima década las relaciones que mantendrán EEUU y China no tendrán nada que ver con las que tenían hasta hace unos años. La guerra comercial entre los dos países a causa de la imposición de aranceles y otras medidas restrictivas enfriará la relación de ambas potencias económicas.

Sin embargo, no cree que haya razones para pensar que esto pueda provocar una desaceleración a nivel global. Tampoco los últimos datos macroeconómicos. Vitrano explica que esta moderación en el crecimiento estadounidense es un simple síntoma del ciclo económico. "No veo opciones de recesión", dice. Pero aclara que si hay un sector al que el conflicto comercial entre EEUU y China pueda hacer "daño" es al del consumo.

Aún así, la gestora destaca que esta desaceleración no afecta a la rentabilidad, con lo que se pueden seguir encontrado oportunidades en Wall Street. De hecho, dice que el fondo que gestiona ha tenido un mejor comportamiento en etapas de menor rendimiento bursátil, batiendo a su índice de referencia, el Russell 1000 Growth. En lo que va de año, acumula una rentabilidad hasta abril del 22,5%, frente al 21,3% de este índice o al 18,2% del S&P 500.

Basado en la inversión de empresas de gran capitalización de EEUU, cuenta con posiciones en grandes compañías como Facebook, Amazon, Alphabet o Microsoft y en sectores como las comunicaciones, finanzas o energía. Entre las razones por las que la gestora decide incluir una compañía en su fondo están, principalmente, la proyección del negocio en un plazo de cinco años y que ofrezca un buen precio.

En cuanto a los riesgos, señala varios. Uno es la ubicación geográfica: al invertir principalmente en EEUU, este fondo "es más sensible a los eventos económicos, de mercado, políticos o regulatorios que otros fondos que invierten en un ámbito más amplio". Otro es la concentración: "invierte en menos compañías que otros fondos que invierten en acciones", lo que supone que "no distribuye su riesgo tan ampliamente como otros fondos y, por lo tanto, se verá afectado más si una compañía individual tiene pérdidas significativas".

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión