El FMI abronca a Irlanda por la misma burbuja inmobiliaria que crece en España

En ambos países los precios de la vivienda y de los alquileres están acelerándose

  • Sin embargo, los expertos creen que son casos muy distintos y que el crecimiento en España es "lógico"
Virginia Palomo
Bolsamania | 21 may, 2018 06:00
ep viviendaalquiler
Vivienda en alquilerARCHIVO

Alquileres disparados o grandes subidas en los precios de la vivienda son algunos de los riesgos que han alertado al Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre el sector inmobiliario irlandés; pero muchos de ellos están ocurriendo también en España. ¿Será el próximo país en recibir un toque de atención de Christine Lagarde?

En concreto, el FMI destacaba en los resultados preliminares de su misión en Irlanda que los precios de la vivienda crecen a un ritmo de doble dígito. Según concreta Leopoldo Torralba, economista de Arcano Research, en Irlanda los precios de la vivienda se han disparado un 75% desde que marcaron mínimos al inicio de la crisis. Además, las cifras del cuarto trimestre de 2017 de Eurostat muestran que los precios en Irlanda se dispararon un 11,8% interanual, muy por encima del 4,5% de media del resto de la Unión Europea.

En opinión de Luis Corral, consejero delegado de Foro Consultores Inmobiliarios, el caso español se aleja del irlandés porque, aunque en España se hayan visto subidas de precios que llegan a dos dígitos en algunas ciudades, “tenemos un país a dos velocidades” y “hay ciudades donde aún el mercado no ha comenzado a funcionar y está apagado”. Por ejemplo, según las cifras de Tinsa, en abril los precios en las grandes ciudades y las capitales crecieron un 8,7%, mientras que en los municipios más pequeños, un 1,1%.

Así, Corral considera que en las cifras nacionales de precios de vivienda “no tenemos ese riesgo”. Las cifras de Tinsa mostraron que, en abril de este año, los precios subieron en España un 5,4% de media, pero añadían que “no se observaba un ritmo tan intenso de subida a nivel nacional desde el tercer trimestre de 2007”, justo antes del estallido de la burbuja.

Sin embargo, Torralba argumenta que, desde que los precios tocaron suelo en España, estos han subido un 26%, muy por debajo del 75% irlandés. Además, según Fotocasa los precios son aún un 16,6% más bajos que cuando marcaron máximos en 2007; ese dato es del 18% según el Colegio de Registradores e incluso del 36,7% según Tinsa.

PRECIOS DEL ALQUILER

En opinión del economista de Arcano Research, los precios de la vivienda en España aún tienen “mucho margen de subida” para ser comparables a los irlandeses, en concreto un 50% de subida adicional, “algo difícil de ver en los próximos 3 años, al menos”. Además, opina que “en España no se observa ninguna burbuja teniendo en cuenta los indicadores habitualmente usados para medirla”: precio sobre ingresos de unidad familiar, esfuerzo hipotecario y rentabilidad por alquiler. A esto, añade que tampoco se observa una burbuja por los crecimientos que se esperan en ingresos de las familias en los próximos 2-3 años, “en niveles razonables por el mantenimiento de una sólida creación de empleo y la recuperación salarial”.

Sin embargo, los precios en los alquileres no paran de subir, y ya encadenan 38 meses consecutivos al alza, según Idealista. Por ejemplo, el arrendamiento medio en Madrid rozó máximos históricos en marzo por tercer trimestre consecutivo (a 15,9 euros por metro cuadrado de media). En Barcelona, en marzo los precios habían “tocado techo”.

MEDIDAS "SOBREVALORADAS" PARA FRENAR LAS SUBIDAS

Otra de las grandes críticas del FMI a Irlanda es sobre las medidas tomadas para frenar los precios, a las que considera “modestamente sobrevaloradas”. En España, el Gobierno ya ha tumbado dos proposiciones de ley enfocadas a reducir el alza de los precios del alquiler, haciendo uso de su veto para aquellas leyes que alteren las cuentas públicas.

En el Plan de Vivienda aprobado sí que hay varias medidas enfocadas a los precios del alquiler, aunque los expertos consideran que no desinflarán la burbuja. Luis Corral aplaude la apuesta por el alquiler incluida en el Plan, aunque cree que lo ideal sería que las ayudas aprobadas “tuvieran en cuenta los ingresos como aspecto fundamental” y no tanto la edad de los inquilinos. Además, considera que hay que “potenciar la oferta para equilibrarla con la demanda”, por lo que habría que apostar por ampliar el parque de viviendas en alquiler.

Sobre una de las novedades del Plan, que es la constribución al reto demográfico en las zonas rurales, Corral opina: “La realidad es que, aunque estas ayudas alcanzan al 80% de los municipios españoles que tienen menos de 5.000 habitantes, estos municipios tienen poco más del 10% de la población en la actualidad”.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión