Carlos Sánchez Mato: "Montoro jamás ha liquidado un presupuesto con superávit o equilibrio"

El concejal analiza, un mes después, su cese como responsable de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid

  • El responsable federal de Políticas Económicas de Izquierda Unida (IU) apuesta por mantener la confluencia con Podemos
Alberto Sanz / Vídeo: Alberto Sánchez
Bolsamania | 17 ene, 2018 06:00 - Actualizado: 08:29
carlos sanchez mato portada

El 18 de diciembre de 2017, Manuela Carmena cesaba a Carlos Sánchez Mato como concejal de Economía y Hacienda. La ‘manzana de la discordia’ fue el Plan Económico Financiero (PEF). El responsable de la cuentas del consistorio madrileño había presentado tres propuestas que habían sido denegadas por el Ministerio de Hacienda. Finalmente, el Ejecutivo de Ahora Madrid presentó y aprobó, junto al Partido Popular, unas cuentas que cumplían las exigencias del ministro, Cristóbal Montoro.

Seis concejales del partido de Carmena se ausentaron de esta votación. Uno de ellos fue el ya exconcejal de Economía y Hacienda, que fue cesado tras anunciar esta decisión. “Mi posición es que debíamos haber seguido buscando una alternativa a entregar Madrid a las políticas del Partido Popular”, indica Sánchez Mato a ‘Bolsamanía’ en un despacho del Ayuntamiento en Plaza de la Villa. Su cargo actual en el Gobierno municipal es de concejal-presidente del distrito de Latina, aunque en sus palabras también se desprende su opinión como responsable federal de Políticas Económicas de Izquierda Unida (IU).

Pregunta: Ya ha pasado un mes desde que la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, le cesó como concejal de Economía y Hacienda. ¿Le ha permitido este tiempo reflexionar con más profundidad sobre lo sucedido?

Respuesta: No sólo le voy a dar vueltas este mes. Seguro que reflexionaré sobre ello durante mucho tiempo, como me ha pasado con otros sucesos de mi vida. Siempre busco aquellas cosas que se podrían haber hecho mejor.

P: ¿Qué conclusiones ha sacado hasta el momento?

R: La conclusión es que nos enfrentaremos, si queremos ser fuerzas del cambio, a situaciones de igual o mayor complejidad en el futuro. Mi formación política (Izquierda Unida), nuestros compañeros de Podemos y el resto de formaciones a la izquierda del PSOE tenemos voluntad de Gobierno en ayuntamientos, comunidades, el Estado y en ámbitos supranacionales. Unas ambiciones que van a estar presionadas por los poderes económicos y políticos que no quieren que las cosas cambien. Esto se ha vivido en ‘pequeñito’ en el Ayuntamiento de Madrid con la hostilidad del Partido Popular, incomprensible desde el punto de vista técnico y muy entendible en lo político. Y será algo que seguiremos sufriendo como fuerzas transformadoras.

P: ¿Cómo cree que deben actuar las fuerzas del cambio con este escenario que describe?

R: Es clave no permitir que en este tipo de órdagos ganen los que actúan como ‘Goliat’. Hay que vencer estas situaciones, porque si no no daremos esperanza a la gente que nos vota. La derecha política intentará sabotear nuestras acciones de gobierno y nosotros debemos zafarnos de ello. En este caso, desgraciadamente, no lo hemos sabido hacer.

P: ¿Qué le diría a aquellos votantes de Ahora Madrid que han visto esta fragmentación del Ejecutivo local y cómo se apoyaba un plan económico junto al Partido Popular?

R: Mi posición es que debimos haber seguido buscando una alternativa a entregar Madrid a las políticas del Partido Popular. Pero la lucha no acaba aquí. Se ha aprobado un plan financiero que ni yo ni nadie de mi grupo municipal compartimos en su espíritu. Es cierto que algunos han optado por el pacto en vez de la resistencia a las exigencias del ministro de Economía y Hacienda, Cristobal Montoro. Pero quedan más retos y hay que seguir.

P: ¿Qué sucedió en aquellas últimas negociaciones entre el Ayuntamiento y el Ministerio de Hacienda?

R: En una negociación lo normal es que no prevalezca ninguna de las dos partes al 100%. Y, en este caso, hemos dado el 100% al Partido Popular. Pero hay que dejar claro que la responsabilidad de lo sucedido no es de la alcaldesa Manuela Carmena. La responsabilidad es del PP, que ha hecho oposición a un gobierno desde otro gobierno. Eso no se puede hacer porque es falta de lealtad institucional, entre otras cosas.

P: La justificación que dio Cristóbal Montoro para intervenir las cuentas del Gobierno municipal es que no se cumplía la Ley de Estabilidad Presupuestaria, ¿es eso cierto?

R: El Ayuntamiento de Madrid ha cumplido siempre la legalidad vigente. No obstante, se ha interpretado la ley de una manera que, evidentemente, busca el beneficio de la ciudad y la gente de Madrid. Por su parte, el Gobierno de Rajoy, junto con todos los organismos que han conseguido movilizar, han intentado paralizar nuestra acción de gobierno y eso es utilizar de manera inadecuada las instituciones.

P: ¿Cuál es esta interpretación de la ley que se daba que provocó este choque entre ambos ejecutivos?

R: Nos colábamos por una rendija que la propia Ley de Estabilidad Presupuestaria contemplaba. Nuestro último plan financiero que sometimos a aprobación planteaba el cumplimiento estricto de cómo se estaba interpretando la regla de gasto por parte del Ministerio de Hacienda, hasta ese momento, en el que ellos cambiaron su interpretación. Un hecho que no tenía precedente en ningún otro plan económico y con ningún otro Gobierno municipal incumplidor, que hay muchos.

P: Concretamente, ¿dónde estaba esta ‘rendija’ a la Ley de Estabilidad Presupuestaria?

R: En el mes de abril de 2017 nos obligaron a realizar un recorte de 238 millones de euros en acuerdos de no disponibilidad. Pero utilizamos un mecanismo legal para compensar esa política de austericidio que nos estaban intentando imponer. En total, logramos 405 millones de incremento de presupuesto a través de suplementos de crédito, algo que está dentro de la ley, que surgen del resultado positivo del Ayuntamiento de Madrid del año anterior. Y esta alternativa la llevaron ante la justicia para intentar bloquear estos suplementos de crédito. Unos ataques jurídicos que han sido retirados tras la aprobación del plan presupuestario que provocó mi cese.

P: ¿Por qué no se ha producido un cambio normativo de la Ley de Estabilidad Presupuestaria en el Parlamento?

R: El Partido Popular no ha cambiado la normativa y eso es lo negativo. Porque, si lo que quieres es modificar la ley para poder aplicarla a Madrid, intenta cambiarla en el Parlamento. No obstante, Montoro aprovecha su poder para imponer a Madrid algo que no está en la ley. Y nosotros lo que queremos es que se cumpla la ley. Por su parte, Unidos Podemos ha presentado un proyecto de ley en acuerdo con el PSOE, PNV y PdeCat para actualizar esta norma a los tiempos actuales.

Todo queda en manos de una guía de interpretación que es un manual y no una norma. Un escenario que no da seguridad jurídica porque deja a la arbitrariedad de un ministro cómo calcular la regla de gasto. Y con una guía de interpretación, el Gobierno ha intervenido la ciudad de Madrid. Un hecho que denunciamos en Bruselas ante el Comisario de Asuntos Económicos de Comisión Europea (CE), alguien con quien soy muy crítico con sus postulados, demandando que se cumpla la regla de gasto tal y como indica la normativa aprobada en la CE.

P: ¿Cree que el Ayuntamiento de Madrid ha tenido un trato diferente con respecto a otras instituciones ‘no cumplidoras’?

R: Yo considero que si hubiéramos seguido negociando con Montoro, el ministerio habría continuado cambiando su interpretación de la norma. Lo que ha vivido el Ayuntamiento de Madrid con el Ministerio de Hacienda debe hacer reflexionar si esto es un Estado de Derecho y si hay seguridad jurídica. Sobre todo, para las administraciones públicas que actúan cumpliendo la ley y con un uso exquisito del dinero público. Un aspecto que me da la sensación que pone muy nervioso al Partido Popular.

P: Entonces, ¿considera que la intervención de Montoro en Madrid fue algo personal?

R: Personal no, político sí. Estamos hablando que aquellos que presumen de paladines de la Ley de Estabilidad Presupuestaria no han cumplido un presupuesto con estabilidad nunca. Montoro se precia de ser el que más presupuestos ha aprobado y jamás ha liquidado uno con superavit, jamás ha cerrado uno con equilibrio ni ha cumplido en ninguno sus previsiones de déficit. Y nosotros dos de dos con superávit y con reducción de deuda. Aunque nosotros no presumimos de eso, presumimos de además incrementar nuestro gasto en beneficio de la gente.

P: ¿Qué partidas se han visto recortadas con el presupuesto que se aprobó el pasado mes de diciembre?

R: Eso está por ver. El Plan Económico Financiero que desgraciadamente ha sido aprobado supone un recorte sustancial de dinero con respecto al presupuesto del año pasado. Y no solo no se necesitaba recortar, sino que se necesitaba aumentar para poder cumplir con nuestro plan de Gobierno. Un presupuesto que provocará que el Ayuntamiento de Madrid aumente su superávit No obstante, las administraciones públicas no estamos para tener superávits enormes, estamos para dar buenos servicios a la gente.

P: ¿Piensa que el votante de Ahora Madrid mantiene la misma confianza en ustedes que hace dos años tras el choque interno vivido?

R: Yo les diría que las batallas que se pierden seguro son las que no se dan. Me siento satisfecho de haber formado parte de un Gobierno que ha dado la batalla y ha demostrado que hay otras formas de gobernar. Nosotros seguimos y seguiremos dando batalla a pesar de la situación que ha creado el Ministerio de Hacienda y el PP. El trabajo ha sido excelente. Pero existen muchos intereses y el Gobierno de Manuela Carmena ha sido más conocido por aspectos anecdóticos que por la buena gestión económica que se ha realizado.

P: También se puso el foco político sobre usted cuando se querelló, junto a la concejala Celia Meyer, contra dos equipos de Gobiernos por el caso de Open Madrid y, finalmente, fueron ustedes los que terminaron siendo imputados por malversación, prevaricación y delito societario. ¿Cómo valora lo sucedido?

R: Es un caso que lleva en la Fiscalía Anticorrupción desde marzo. Lo asumo y lo admito como juego político por parte del Partido Popular, porque atacan a aquellos que investigan y denuncian su presunta corrupción. Me siento muy orgulloso de ello.

P: De cara a las elecciones de 2019, ¿tendrá coste político haber votado un plan financiero junto al Partido Popular?

R: Nuestra obligación es revertir esta situación de algo que tiene un evidente coste político. Hay que asumir que en una confluencia de partidos hay diversidad de opiniones y saber que es más lo que nos une que lo que nos separa. Afortunadamente, toda la formación de Ahora Madrid está de acuerdo en que no se desarrollen en Madrid las políticas del PP, aunque haya un diferentes opiniones en la estrategia.

P: ¿Considera que Izquierda Unida tiene que mantener su confluencia con Podemos?

R: Nosotros apostamos por la confluencia y por la unidad popular. Ese es el futuro. Tenemos que ser críticos y hay que construir un futuro político que vaya más allá de Podemos y de IU. No hay que ser complacientes ni tampoco pensar que lo que ha sucedido no ha servido de nada. Yo considero que juntos sí que podemos.

P: Como responsable federal de Políticas Económicas de Izquierda Unida, ¿cómo valora el último resultado electoral de En Común Podem en las pasadas elecciones de Cataluña?

R: Se ha llevado el juego a un terreno donde nosotros tenemos muy complicado ganar el partido. En Cataluña se ha jugado a sacar las banderas y, es algo que no queremos, porque nosotros hablamos de problemas sociales. Es una pena pero no vamos a cambiar nuestros principios por el coste electoral que eso pueda tener.

P: ¿Estará Carlos Sánchez Mato en una lista conjunta con Manuela Carmena en las elecciones municipales de 2019?

R: No tengo nada que pensar sobre listas electorales. Yo estaré donde mi organización y mi gente consideren que debo estar. Es decir, igual no estoy en una lista electoral.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión