BlackRock recomienda bonos como 'antídoto' a la bolsa pese a que el 25% está en negativo

Sus fondos están polarizados entre la bolsa USA y activos conservadores (oro o el retorno absoluto)

  • La guerra comercial entre Estados Unidos y China será "estructural y permanente"
blackrock imagen buena
Sede de BlackRock

Datos demoledores para la renta fija de los principales países desarrollados. Un 25% del mercado de bonos ya da rentabilidades negativas y un 80% está por debajo del 2%. Son cifras de la mayor gestora del mundo, BlackRock, quien pese a esta aplastante realidad, recomienda tener bonos (soberanos) en cartera como ‘antídoto’ a la bolsa.

En una presentación ante la prensa, su director de Desarrollo de Negocio para España, Manuel Gutiérrez-Mellado, ha asegurado que en este punto del ciclo, “oficialmente ya en la parte final”, según las métricas de BlackRock, sí es aconsejable reducir riesgo en las carteras progresivamente, pero no llevarlas a liquidez de golpe. De hecho, recuerda este financiero, “el inversor ha sido recompensado históricamente por tomar riesgo en la parte final del ciclo”.

El posicionamiento de la gestora estadounidense pasa por conformar carteras polarizadas (o ‘barbell’, en el argot financiero): asumir riesgo con acciones americanas, o sino llevar el dinero a activos conservadores o que descorrelacionen con el mercado, como el oro, los fondos de retorno absoluto, los bonos ligados a la inflación -por si da sorpresas al alza en los próximos trimestres- o la renta fija “flexible y sin restricciones”.

En el caso de la renta fija, Gutiérrez-Mellado reconoce que “no es una fuente importante de retorno, pero sí de diversificación”. De hecho, sus gestores están usando los bonos soberanos y cogiendo duración, entre los cinco y los diez años, en el tramo medio de la curva, para compensar posibles caídas de las bolsas y navegar en un entorno volátil de los parqués. Según BlackRock, esta herramienta actúa “como una especie de cobertura”.

Desde BlackRock, prevén que los tres factores que marcarán el mercado en los próximos meses son un aumento del proteccionismo; un ciclo expansivo que se estira gracias al apoyo de los bancos centrales, aunque está en su fase última, y la elaboración de carteras “más resilientes” al entorno. En otras palabras, más defensivas. Según Gutiérrez-Mellado, el inversor debe acostumbrarse a que la guerra comercial entre Estados Unidos y China será “estructural y permanente” durante los próximos años, ya que se trata de “competencia estratégica”.

LOS BONOS MUNICIPALES DE EE.UU., SU ARMA SECRETA

La mayor gestora del mundo está sobreponderada en renta variable estadounidense, bonos soberanos europeos (el ‘antídoto’ a la bolsa) y bonos emergentes, de donde extraen las rentas gracias a sus altos cupones. Y aunque en el ‘Treasury’ americano están fuera, sí que tienen en algunos fondos bonos municipales de EE.UU., aunque solo para inversores americanos y en dólares.

Sobre estos últimos, BlackRock afirma que “sus valoraciones están en la parte alta”, pero que “el activo se ha retrasado en el rally de los Treasuries”. Asimismo, justifica que, en los bonos municipales de EE.UU., “hay dinámicas de oferta favorables, una demanda estacional y los fundamentales, ampliamente mejorados, deberían hacer que estos bonos dieran un rendimiento por encima del resto”.

A largo plazo, en un horizonte de diez años, sus estimaciones es que todos los activos darán TAE positivas. En el entorno del 8%, sobresaldrá la renta variable europea, y en niveles próximos al 6% ó al 7%, las pequeñas cotizadas americanas y las acciones emergentes. A la cola, con una TAE próxima al 1%, estarán los bonos americanos a largo plazo.