Javier Marín (Self Bank) se pone como objetivo a medio plazo 3.000 millones en tres años

Se reserva unos 300 millones para adquisiciones corporativas, con el fin de alcanzar los 15.000 millones

  • La puesta de largo de su nuevo proyecto de banca privada será en las próximas semanas
Javier_Marin
Javier Marín, consejero delegado de Self Bank y ex CEO de Santander

Aunque el ‘nuevo’ Self Bank de Javier Marín se ha marcado metas muy elevadas de negocio a largo plazo, ha rebajado sus objetivos en el medio plazo y fía el grueso de su crecimiento a una o varias operaciones corporativas. En concreto, espera tener 3.000 millones de euros en tres años, según ha podido saber Bolsamanía de fuentes del mercado, y tiene unos 300 millones para ‘salir de compras’, un crecimiento inorgánico al que hipoteca su futuro.

El máximo responsable de Self Bank y el capital riesgo americano Warburg Pincus, que se asociaron para comprarlo en junio de 2018 a Société Générale, pretenden llegar a los 15.000 millones en activos bajo gestión en cinco años, para después sacar el proyecto a bolsa. Pero, como todo plan de negocio, se hará paso a paso. Un primer escalón serán 3.000 millones en tres años, aunque una fuente financiera apunta incluso hacia cifras más agresivas en el corto plazo: 2.000 millones en su primer año, de los cuales ya habría captado unos 200 millones de dinero nuevo.

Se atienda a una cantidad u otra, lo relevante es que Marín fía el grueso de su proyecto al frente de Self Bank al crecimiento inorgánico. De cumplirse la primera estimación, necesitaría adquirir una entidad relevante en el mercado o varias de tamaño medio para completar con unos 12.000 millones su meta a cinco años vista.

El presupuesto que maneja Marín para ‘salir de compras’ oscilaría entre los 200 y los 500 millones, siendo 300 millones la cifra más comentada, según diversas fuentes del sector de la banca privada. Hizo un primer intento de adquisición con Diaphanum, de Rafael Gascó, como informó Cinco Días, aunque sus socios se opusieron a este plan.

Respecto a sus ambiciones, “basan su cifra de negocio en comprar agencias de valores”, comenta una de las fuentes preguntadas. Aunque la industria de gestión de patrimonios está en plena etapa de reestructuración, con las operaciones recientes de Mutua Madrileña (Alantra, EDM y Cygnus), Mapfre (Abante) o Bestinver (Fidentiis), no todos los procesos de compra se antojan igual de fáciles. “Ahora las aseguradoras tienen dinero y están comprando sin negociar tanto como Self Bank. Ellos han tenido varias operaciones en marcha, pero no quieren pagar lo que pide el mercado. Lo van a tener bastante difícil”, pone en contexto esta fuente.

OFENSIVA PARA CAPTAR A LAS GRANDES FORTUNAS

De forma orgánica, Marín está centrando sus esfuerzos en captar a las grandes fortunas de España. Ha situado en 500.000 euros la barrera de entrada para el ‘nuevo’ Self Bank, cuya puesta de largo está emplazada para el final del verano o el principio del otoño y que implicará un nuevo nombre para el banco.

El que fuera consejero delegado de Santander ha lanzado una fuerte ofensiva para competir en banca privada y ultima su puesta de largo. Tiene nueva sede en Colón, en pleno centro financiero de Madrid, ha fichado a un director de Inversiones (Carlos Pérez Parada, de Andbank) y ya ha incorporado a más de 50 banqueros en plantilla (del total de 250 que quiere fichar, según publicó Funds People), la gran mayoría del antiguo Banif y el actual Santander Private Banking, pero también de Bankinter.

Noticias Relacionadas