Javier Marín planea tener 15.000 millones en cinco años y sacar Self Bank a bolsa

Ha intentado comprar Diaphanum, pero Rafael Gascó y el resto de socios se han opuesto

  • La otra opción que maneja Warburg Pincus, su capital riesgo, es venderlo a otro grupo una vez 'engordado'
Javier_Marin
Javier Marín, consejero delegado de Self Bank y ex CEO de Santander

El proyecto de banca privada que Javier Marín y el capital riesgo americano Warburg Pincus están montando en torno a Self Bank comienza a tomar forma. El ex consejero delegado de Santander planea gestionar con su nuevo proyecto 15.000 millones de euros en cinco años para después sacarlo a bolsa, según ha podido saber Bolsamanía de fuentes próximas a la entidad.

La ambición de Marín y Warburg es crear un ‘gigante’ de la banca privada independiente en España (con las bases del antiguo Banif pero más innovador en cuanto a servicios y tecnología) para que, una vez ‘engordado’ lo suficiente el negocio, debute en bolsa. La opción alternativa que manejan es vender Self Bank a otro grupo si recibieran una oferta suculenta. Eso es lo que está trasladando el financiero a las entidades con las que se está reuniendo estas semanas, y es el proceder habitual de los fondos de capital riesgo.

El banco digital, fundado en el año 2000 como bróker, está especializado en productos de inversión, especialmente en fondos, ETF y acciones. Tiene un patrimonio superior a los 1.000 millones distribuido entre fondos de inversión, ETF y planes de pensiones.

En junio de 2018, Marín y Warburg unieron sus fuerzas para comprar Self Bank al grupo francés Société Générale y, el pasado febrero, recibieron el visto bueno del BCE para cerrar la adquisición. El ex consejero delegado de Santander es empleado de este capital riesgo y actúa como su cabeza visible en España, dada su dilatada experiencia en el sector bancario y en el de los fondos y la banca privada. Como adelantó Bolsamanía, Marín devolvió los 11 millones que recibió de Santander como indemnización tras su despido para poder embarcarse en el proyecto de Self Bank.

El banco digital ya ha reflejado en el boletín del Registro Mercantil su cambio de dirección: Marín será el nuevo consejero delegado, en sustitución de Alberto Navarro, y Jacques Aigrain será su nuevo presidente, en calidad de senior advisor en Warburg Pincus, según publicaba ayer Expansión.

En 2017, año previo a la adquisición por parte del financiero español y el capital riesgo estadounidense, Self Bank facturó más de 18 millones, aunque su beneficio neto cayó a números rojos, con una pérdida superior a los tres millones, según su informe de responsabilidad social corporativa. En ese momento, su plantilla estaba compuesta por 66 empleados, un 40% más que en 2014.

OFERTA A DIAPHANUM Y NEGATIVA DE GASCÓ

Para acelerar su crecimiento y lograr su objetivo de los 15.000 millones en cinco años -en 2023 ó 2024, en función de cuándo arranque la nueva operativa-, Marín ha estado tanteando a distintas bancas privadas y gestoras independientes con la intención de comprar negocios ya consolidados o en expansión que le faciliten un punto de partida adelantado. El acercamiento más formal que ha tenido ha sido con Diaphanum, la boutique dirigida por Rafael Gascó, como publicó Cinco Días.

No obstante, Gascó y el resto de sus socios se opusieron a la compra de Self Bank porque tenían dudas acerca de algunos aspectos concretos del negocio futuro de la entidad resultante que nacería tras la operación y porque, para Gascó, “Diaphanum es un proyecto de vida”, asegura una de las fuentes consultadas por este medio.

Sin embargo, Marín no se da por vencido en su empeño por hacerse con alguna boutique y, según distintas fuentes del mercado, está tocando a más entidades, lo que deja a Self Bank y al capital riesgo que tiene detrás en una posición compradora.