reed-hastings
305,16$
  • 2,56$
  • 0,85%

Los tiempos han cambiado. Hubo un momento en el que Netflix rentaba más que el resto de las FAANG. Pero la historia ya no es así. Al menos, según Nigam Arora, uno de los analistas de cabecera de 'MarketWatch'. Entre la guerra del streaming y la propia volatilidad del valor, "es un título que el inversor debe mirar pero no tocar".

Netflix está más expuesta que nunca a las buenas noticias. Y a las malas. El problema es que estas últimas son más probables. Si todo sale según lo previsto, Apple TV+, HBO Max y, especialmente, Disney+, desembarcarán disputándole una importante cuota de mercado del streaming a Netflix... e incluso el trono.

"Ahora mismo, Netflix manda señales de 'no tocar' a los traders e inversores", asegura Arora. "Ya habrá oportunidades de ponerse largo o corto en el futuro", apostilla. Mientras tanto, ni acercarse a la plataforma de streaming cofundada y dirigida por Reed Hastings.

Solo habrá una oportunidad de invertir en Netflix: "si los servicios de streaming de Apple y Disney rinden por debajo de lo esperado". Algo que parece poco probable en estos momentos.

¿Y cómo reacciona Netflix? Sigue quemando efectivo y emitiendo bonos de calificación basura. La última emisión es de 2.000 millones de dólares. A base de emitir deuda y apalancarse, puede seguir creando contenidos. ¿Hasta cuándo seguirá creyendo el mercado en la narrativa de la plataforma?

¿Entonces no hay que ponerse corto? No. Arora alerta de que "la posibilidad de un 'short squeeze' está ahí y el valor puede subir más allá de lo que imaginamos al calor de unas buenas noticias que, pese a todo y como se citó anteriormente, parecen lejos de tener lugar".

17 DE 20 ANALISTAS RECORTARON SU PRECIO OBJETIVO

Tras publicar sus cuentas ante el mercado, 17 de los 20 analistas recogidos por FactSet recortaron el precio objetivo de la compañía. La mayoría de ellos mantuvo el consejo de 'sobreponderar', pero el precio objetivo ponderado cayó desde los 393,26 dólares hasta los 372 dólares.

El veredicto de los analistas es que pese a los robustos números publicados por Netflix, la veían desde un cariz menos alcista ante el temor a que el crecimiento de sus suscriptores se estanque, especialmente, en EEUU donde esta cifra da señales de especial agotamiento.

LA PROPIA NETFLIX RECONOCIÓ SU DEBILIDAD

La compañía presentó resultados la pasada semana. Unas cuentas que convencieron a Wall Street aupando al valor durante varias sesiones. Pese a todo, los hombres de Hastings reconocieron en la propia conferencia que el lanzamiento de plataformas como Disney+, Apple TV+ y HBO Max afectarán "al crecimiento en el corto plazo".

El gigante rojo es más optimista de cara al largo plazo. "Esperamos que el crecimiento continúe fuerte debido a nuestro gran servicio y a la gran oportunidad de mercado", ha señalado la compañía.

Noticias relacionadas