10,200€
  • -0,030€
  • -0,29%

El beneficio neto de Iberdrola alcanza los 1.531,3 millones en el primer semestre, con un descenso del 18,4% respecto al obtenido en el mismo periodo del año pasado, afectado tanto por el impacto en impuestos diferidos de Reino Unido como por la contabilización en 2020 de la plusvalía por la venta de la participación en Siemens Gamesa.

El beneficio neto ajustado crece un 8,4% y se sitúa en 1.844,4 millones. Esta partida excluye el impacto neto del Covid-19 (-96 millones), la reversión del canon hidroeléctrico de 2013 y 2014 en España (+245 millones) y el impacto de los impuestos diferidos en Reino Unido (-463 millones). El beneficio neto ajustado 2020 excluye el efecto del Covid (-153 millones), la plusvalía de Siemens Gamesa (+485 millones) así como los impactos extraordinarios a nivel de impuestos (-157 millones).

El EBITDA consolidado crece un 10,2%, hasta los 5.443,6 millones. La evolución de esta magnitud se ve afectada por diversos factores: el impacto negativo del Covid en la demanda (108 millones), y el positivo del canon hidroeléctrico en España (265 millones), sin los que el EBITDA ajustado crece un 3,8%, y el tipo de cambio, que resta 287 millones. Excluyendo estos efectos, el EBITDA aumenta un 9,4%.

Renovables incrementó su EBITDA en el período un 63%, hasta los 2.005,2 millones de euros, impulsado por el aumento de la producción, por la mayor capacidad instalada que le aporta su plan inversor y la mejora del factor de carga. El área recoge también el impacto positivo de la reversión del canon hidroeléctrico de 2013 y 2014 en España.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, ha afirmado que “estos resultados son el fruto de un esfuerzo inversor sin precedentes. En un período de gran complejidad, hemos acelerado las inversiones en redes, renovables y almacenamiento, promoviendo la actividad económica y ayudando a crear empleo de calidad en todo el mundo”.

Las inversiones crecen un 37%, hasta los 4.909 millones. Más del 90% se han destinado al desarrollo de nueva capacidad renovable y a redes inteligentes. Por mercados, la mitad se realizaron en Estados Unidos y España. Las inversiones en el área de Iberdrola Internacional Energía ganan peso y representan el 17,2%.

El plan inversor de Iberdrola permitió incrementar la capacidad renovable operativa de la compañía en el semestre, hasta superar los 35.600 MW. En los últimos 12 meses, Iberdrola ha puesto en marcha 2.960 nuevos MW verdes, de los que 1.950 MW corresponden a eólica terrestre, 930 MW a solar fotovoltaica y 80 MW, a almacenamiento con baterías.

La cartera de proyectos crece y alcanza ya los 81.500 MW, de los que 25.200 MW son eólicos marinos. Se añaden nuevas plataformas de crecimiento en Polonia, Suecia, Irlanda, Japón, Corea, Taiwan y Australia que se unen a las de países tradicionales en Europa -como España, Portugal, el Reino Unido, Alemania, Francia e Italia-, Estados Unidos y Brasil.

CONFIRMA OBJETIVOS

Iberdrola ha aumentado su 'cash flow' o flujo de caja operativo un 8%, hasta los 4.246 millones de euros. Asimismo, ha reforzado sus ratios financieras, tras reducir su deuda neta ajustada en más de 500 millones, e incrementar la liquidez a cierre de junio hasta los 17.600 millones de euros, que cubren 21 meses de necesidades financiación.

El dividendo por acción con cargo a 2020 crece un 5,5%, hasta los 0,422 euros por acción.

La compañía ha dicho que los resultados y "la solidez financiera sustentan la guía de resultados para 2021, que mantiene sus expectativas de beneficio y dividendo para el ejercicio".

Noticias relacionadas

contador