IAG

  • 2,35€
  • -1,51%
MADRID, 20 JUN. (Bolsamania.com/BMS) .- "Es una pena que lo que salga al exterior de Iberia sea una situación de conflicto". Antonio Vázquez se lamenta de que, pese a todas las acciones realizadas en los últimos años para mejorar la situación de Iberia, lo más destacable haya sido el conflicto laboral con la plantilla. El presidente de IAG ha respondido a todas y cada una de las intervenciones de los accionistas que han hablado hoy en la junta general que celebra el grupo en Madrid. Unas intervenciones que, su gran mayoría, han servido para criticar la gestión del gobierno corporativo, y el papel que representan tanto Iberia como British Airways dentro de IAG.

Vázquez ha defendido en todo momento la transparecencia de sus decisiones y de las cuentas que maneja el grupo, incluyendo las cifras del fondo de pensiones de British Airways y las retribuciones de los miembros de la cúpula directiva, aclarando que el finiquito de Rafael Sánchez-Lozano, anterior consejero delegado de la aerolínea española, no fue de 2 millones de euros como se ha especulado. "Los pagos que ha recibido responden a sus compromisos adquiridos antes de la fusión y son totalmente públicos y acorde a la gestión". También ha confirmado que Iberia no ha desviado rutas ni facturación a otra compañía, y que los fondos de los bonos convertibles serán destinados a fines corporativos generales para reforzar el perfil de liquidez de la compañía. A las preguntas sobre Vueling e Iberia Express, ha asegurado que si no hubieran creado la aerolínea de bajo coste probablemente habrían tenido que hacer una reestructuración más profunda de rutas.

Finalmente, ha cifrado el coste del conflicto laboral en 29 millones de euros. "Los costes de marca y reputacionales son dificiles de estimar, pero si puedo decir que si esta compañia encuentra el camino de la viabilidad y progresion recuperará con creces cualquier coste de distorsión porque mejorará su posicion competitiva".

S.B.
contador