le taureau de wall street a new york
5.494,970
  • -
  • -

Bank of America (BofA) ha presentado sus proyecciones de cara a 2024, un año para el que espera ganancias en bolsa, con el selectivo estadounidense S&P 500 alcanzando los 5.000 puntos, lo que le otorga un potencial de revalorización cercano al 9,5% desde los niveles en los que cotiza actualmente.

"Somos alcistas por lo que ha hecho la Reserva Federal (Fed) en los últimos dos años y por cómo las empresas se han adaptado a un contexto de altos tipos de interés", destaca Savita Subramanian, directora de estrategia cuantitativa y de renta variable de EEUU de BofA.

Sobre la adaptación de las compañías a los tipos elevados, en el banco recuerdan que más del 75% de la deuda conjunta de las firmas que integran el S&P 500 es a tipo fijo, por lo que es menos sensible a las variaciones en el precio del dinero. Además, "la deuda del S&P vence en tramos manejables".

La firma espera que el crecimiento bursátil se sustente sobre un incremento de los beneficios empresariales, y anticipa un alza interanual del beneficio por acción (BPA) del 6% a lo largo del año que viene. De esta manera, los BPA mantendrían una senda alcista continuada tras tocar mínimos en el segundo trimestre del presente año.

En este sentido, desde BofA anticipan una mejora de los beneficios empresariales a pesar del contexto de ralentización económica. En general, recuerdan, "las ganancias suelen recuperarse más rápido de lo que caen".

Además, las empresas deberán lidiar con un entorno de consumo privado que se encuentra en un proceso de desaceleración, aunque los analistas de la firma subrayan que "no cae". En este sentido, destacan que el ciclo alcista de los tipos de interés "aún no ha afectado materialmente a los hogares", aunque su impacto puede ser limitado, puesto que cerca del 85% de los préstamos hipotecarios pendientes en EEUU son a tipo fijo.

Las empresas atraviesan un proceso de "desglobalización y relocalización", de los que los analistas de BofA esperan que salgan especialmente beneficiadas las compañías de los sectores cíclico y manufacturero.

ESPERAN UN 'ATERRIZAJE SUAVE' DE LA ECONOMÍA DE EEUU

En lo que respecta a las perspectivas para la economía de EEUU, los analistas de BofA consideran que un 'aterrizaje suave' es el "escenario más probable". Su previsión apunta a un crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) del país del 1,5% en el último trimestre del presente año, para luego desacelerarse y protagonizar tres alzas consecutivas del 0,5% entre enero y septiembre de 2024, que darían paso a un acelerón del 1% para despedir el año.

De cara a 2025, esperan un crecimiento mayor, que sería del 1,5% tanto en el primer como en el segundo trimestre, y que ascendería hasta el 2% en cada uno de los dos trimestres restantes. Estas previsiones se basan en la "resistencia" del consumo, "respaldada por sólidas ganancias en el mercado laboral y balances sólidos".

Al mismo tiempo, esperan que la tasa de desempleo mantenga un ascenso casi ininterrumpido a lo largo de los dos próximos años. Según su pronóstico, crecerá hasta el 3,9% antes de que finalice el año, y mantendrá un aumento progresivo hasta cerrar 2024 en el 4,4%, un nivel que mantendrá durante casi todo 2025, con la excepción de una caída de una décima en el último trimestre.

"Una recuperación mejor de lo esperado en la participación de la fuerza laboral ha contribuido a una situación laboral más equilibrada y moderación de la inflación salarial", asegura Michael Gapen, director de Economía de EEUU de Bank of America.

Esta mejora de la fuerza laboral se debe principalmente al aumento de la corriente migratoria hacia el país, que "se recuperó marcadamente" en los últimos meses.

"LA FED HA TERMINADO CON LAS SUBIDAS"

La previsión que realizan desde BofA no contempla nuevas subidas de tipos de interés, ya que desde la entidad consideran que "la Reserva Federal ha terminado" con su endurecimiento monetario. Sobre la llegada de los primeros recortes de tipos, prevén que se producirán a partir de junio del año que viene, "a un ritmo de 25 puntos básicos por trimestre".

Si se cumple esta proyección, la tasa de fondos federales llegaría a finales del año que viene en la horquilla situada entre el 4,50% y el 4,75%, y continuaría su descenso hasta el 3,50%-3,75% a finales de 2025.

Para que la Fed cumpla un guion de recortes de tipos, la inflación debe seguir la senda descendente que el banco central espera ver, y según la previsión de BofA, la caída será gradual y continua.

De esta manera, esperan que la inflación PCE caiga al 3,5% antes de que acabe al año, y que siga descendiendo hasta el 3% en el primer trimestre del 2024 y al 2,8% en el segundo. Este proceso tendría continuidad hasta el último trimestre 2025, cuando se alcanzaría la meta del 2% fijada por el organismo.

La evolución de la inflación PCE subyacente también se espera a la baja, aunque se mantendría ligeramente por encima del índice general, para cerrar 2025 en el 2,2%.

"La inflación ha superado el pico pero, en ausencia de una recesión, el camino hacia el 2% probablemente será largo", detalla Gapen.

Noticias relacionadas

contador