Localizan la tumba perdida de Cleopatra a 50 kilómetros de Alejandría

El arqueólogo egipcio Zahi Hawass cree que está en la región de Taposiris Magna

Bolsamanía
Bolsamania | 16 ene, 2019 09:55 - Actualizado: 16:22
cleopatra

Uno de los grandes enigmas de la historia está a punto de resolverse. El arqueólogo egipcio Zahi Hawass dice haber localizado la tumba de Cleopatra y Marco Antonio a 50 kilómetros de Alejandría, en las ruinas del templo que se ubica en la región de Taposiris Magna. Podría ser el descubrimiento del siglo.

El prestigioso egiptólogo, uno de los expertos sobre el Antiguo Egipto más célebres y que fue ministro de Antigüedades de Egipto con Hosni Mubarak, desveló el misterio el pasado sábado, en una conferencia en la universidad de Palermo. Dijo saber "dónde está la tumba perdida de Cleopatra", algo de lo que los arqueólogos llevan detrás mucho tiempo y que ha sido objeto de numerosas expediciones.

Si definitivamente se confirma su hallazgo y se descubre la tumba de la última reina de Egipto (Alejandría, 69-12 a.C.), que es además una de las mujeres más famosas de la historia, sobre la que se han escrito decenas de libros y se han rodado numerosas películas, podría ser el descubrimiento del siglo. De hecho, el propio Hawass aseguró que de ser cierto sería un hallazgo "más importante aún que la tumba de Tutankamón".

Según el arqueólogo egipcio Zahi Hawass, de confirmarse sería un hallazgo "más importante aún que la tumba de Tutankamón"

"Por fin vamos a desenterrar la tumba perdida de Cleopatra y Marco Antonio", afirmaba el egiptólogo según ha publicado 'Egypt Today'. El experto ha determinado el lugar de enterramiento "en la región de Taposiris Magna, a 50 kilómetros de Alejandría", según dijo en la mencionada conferencia, en la que se mostró confiado del éxito de su campaña. "Espero encontrar pronto la tumba de Cleopatra y Marco Antonio. Estoy casi seguro de que están enterrados juntos", declaró Hawass, que indicó que sabe "exactamente" dónde hay que cavar y por eso cree que "estamos en el camino correcto".

Hawass lleva años dedicado a buscar la tumba de Cleopatra, y asegura que todos los indicios le conducen a un ambiente subterráneo situado a varios metros de profundidad, excavado en el terreno a la sombra de las imponentes ruinas del templo Taposiris Magna. Cree que la zona estaría inundada por culpa del lago que hay en las cercanías del derruido templo, aunque según dijo es algo que pueden resolver.

"Todo está sumergido, una condición que no nos permite excavar bien. Por tanto, lo primero que tenemos que hacer es liberar de agua la zona, un trabajo que estamos organizando. Esta es la fase más compleja. Pero el objetivo es afrontarla pronto para proseguir después con la investigación y las excavaciones", comentó el arqueólogo durante su conferencia.

Hawass también es conocido por encabezar el grupo de intelectuales que exige la devolución a Egipto del busto de Nefertiti que se encuentra en el Neues Museum de Berlín, así como de la Piedra Rosetta que se expone en el British Museum y del Zodiaco de Dendera que tiene el Louvre, algo que volvió a reivindicar aprovechando la conferencia en la que desveló la localización de la tumba de Cleopatra, aunque sin revelar las coordenadas precisas de la tumba.

LUGAR FUNERARIO "DIGNO DE LA REALEZA"

Se cree que los sacerdotes de Cleopatra, después de su suicidio, transportaron a ese lugar el cuerpo momificado de la reina, famosa por su gran belleza e intelecto. Y a su lado reposarían también los restos de su gran y trágico último amor: Marco Antonio, el hombre con el que compartió el declive de la dinastía Ptolemaica del Antiguo Egipto. "Se trata de un lugar funerario monumental digno de realeza, muy importante; no es un lugar funerario cualquiera. Y aquí han aparecido muchos elementos que se refieren a Cleopatra. En definitiva, no puede ser un sitio dedicado a personajes ordinarios, sino solamente a los más altos dignatarios", señaló Hawass para justificar sus sospechas.

Cleopatra se suicidó en agosto del año 30 a.C. a los 39 años de edad. Según cuentan algunas versiones la reina se dejó morder por una cobra egipcia, aunque otros historiadores romanos apuntan a que se envenenó mediante un ungüento tóxico.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión