Johnson aguanta el 'chaparrón' de Westminster y contesta a las críticas

Jeremy Corbyn le acusa de querer engañar a los diputados para lograr sus votos

  • El 'premier' lamenta que "cualquier nuevo retraso será inútil, costoso" y provocaría más crispación
Jennifer Zaldo
Bolsamania | 19 oct, 2019 12:11 - Actualizado: 12:42
johnsonparlamentocb

El primer ministro británico, Boris Johnson, se está enfrentando a estas horas a un momento crucial: conseguir que Westminster ratifique el acuerdo que alcanzó con Bruselas este jueves. Tras su intervención, el resto de diputados están expresando su apoyo o rechazo a este acuerdo. El primero en tomar la palabra ha sido el líder de los laboristas, Jeremy Corbyn, que ha acusado al 'premier' de "no ser honesto" y de tratar de "engañar" a los diputados para lograr sus votos. Además, ha apelado a que sean los ciudadanos quienes tengan la última palabra de su permanencia o no en la Unión Europea (UE).

Johnson sabía que el 'súper sábado' no sería una tarea fácil y que debería enfrentarse a duras críticas no solo hacia su acuerdo, sino hacia su gestión política. La sesión extraordinaria se plantea larga y cargada de tensiones. Según ha informado Reuters, la ex primera ministra británica, Theresa May, ha acudido a esta sesión.

El exministro de Hacienda conservador, ahora independiente, Kenneth Clarke, ha sido el siguiente en hablar y ha sido tajante al asegurar que la pertenencia a la UE le ha dado a Reino Unido "una economía más fuerte y mayor acceso a los mercados".

Ian Blackford, líder de los nacionalistas escoceses (SNP), no ha dudado al afirmar que el acuerdo de Johnson es "en realidad peor" que el de Theresa May y que dejaría a Escocia "arruinada".

Por su parte, la líder de los Liberales Demócratas, Jo Swinson, ha opinado que el acuerdo "elimina la protección en relación a los derechos de los trabajadores". Una acusación que Johnson ha negado.

Sin embargo, el exsecretario de Estado para el Brexit, David Davis, ha lanzado una lanza a favor del primer ministro británico y ha asegurado que "hoy es el día para cumplir con la promesa" de los parlamentarios de culminar el Brexit.

El siguiente en hablar ha sido el líder del DUP en el Parlamento británico, Nigel Dodds, que ha asegurado que el acuerdo es contrario al alcanzado en 2017, que decía que la diferencia regulatoria solo podría implementarse con el visto bueno de la Asamblea de Irlanda del Norte. Una acusación a la que Johnson ha respondido explicando que los acuerdos con respecto a Irlanda del Norte "son temporales".

Liz Saville, del galés Plaid Cymru, afirma que Gales es "solo una ocurrencia tardía" en las deliberaciones de Johnson, que quiere "un Brexit multimillonario". El primer ministro ha respondido que Gales votó a favor de la salida del Reino Unido de la UE en 2016 y que "deberían respetar eso".

El Partido Verde ha sido el siguiente en la ronda de intervenciones. Su representante, Caroline Lucas, ha advertido de que el acuerdo es una "bola de demolición" para los estándares sociales y ambientales. El 'premier' ha atacado a la diputada asegurando que "ha leído mal el acuerdo, ya que el Parlamento se compromete a mantener los estándares", e incluso planea que los estándares sean aún más altos.

EVALUACIÓN ECONÓMICA DEL ACUERDO

En el turno de palabra de la diputada de los Liberales Demócratas Luciana Berger, ha preguntado cómo los parlamentarios pueden votar un acuerdo hoy cuando el secretario de Estado para el Brexit, Stephen Barclay, afirmó esta mañana en una cadena de televisión que no se había hecho una evaluación económica del acuerdo. A lo que Johnson ha respondido que el acuerdo ha sido bien recibido por muchos, incluido el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney.

Por su parte, Stephen Barclay, secretario para el Brexit, ha insistido en que "tenemos que completar el Brexit el 31 de octubre para que Reino Unido pueda avanzar". Ha asegurado que la enmienda de Oliver Letwin significa más retraso y ha pedido al parlamentario que la retire.

Johnson no ha querido perder su turno de palabra y ha apelado a los asistentes diciendo que "estoy convencido del ardiente deseo que los diputados y la ciudadanía tienen de concluir de una vez por todas con la discusión del Brexit y llevarlo a cabo. Cualquier nuevo retraso será inútil, costoso y solo servirá para erosionar aún más la confianza de la gente en los políticos", ha avisado Johnson.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión