Apple y Goldman ya emiten su tarjeta de crédito, que llega al público a final de mes

Durante estos días, usuarios de EEUU están comenzando a recibir la invitación para usarla

Irene Hernández
Bolsamania | 12 ago, 2019 06:00 - Actualizado: 08:49
apple-acquiert-un-fabricant-de-lentilles-pour-lunettes-a-realite-augmentee

Hace unos meses, Apple y Goldman Sachs unían fuerzas. La tecnológica y el banco daban a conocer que integraban sus negocios y se preparaban para lanzar una tarjeta de crédito conjunta. Ese momento ha llegado. Desde principios de agosto, algunos usuarios de la compañía de la manzana están comenzando a recibir la invitación para usarla. A final de mes estará disponible para el público en general. Eso sí, por ahora solo para residentes en EEUU.

La Apple Card, que así se llama, puede ayudar a ambas. Al de Goldman, para construir un nuevo negocio de consumo, y al de Apple, para diversificar las ventas de dispositivos. Además, la firma de Cupertino busca así atraer a más compradores, ya que solo pueden utilizarla los propietarios de un iPhone. Y lo hace ofreciendo ventajas por el uso de la tarjeta.

En concreto, devolviendo en efectivo hasta un 3% de las compras, que puede usarse para pagar o transferirlo a la cuenta del banco, y no cobrando comisiones. Aunque habrá que hacer frente a unos intereses por pago aplazado en función del perfil de cada consumidor, y que van desde el 12,99% al 24,24%.

En cuanto al formato, la tarjeta está diseñada para funcionar a través de Apple Pay o Wallet. Así, una vez que el usuario se registra introduciendo la fecha de nacimiento, dirección, nivel de ingresos y los últimos dígitos del número de la Seguridad Social, puede comenzar a utilizarla en el mismo momento tras generarse un número virtual. Lo peculiar es que no tiene fecha de caducidad ni con código de seguridad.

También existe la posibilidad de solicitarla físicamente, pensada para aquellos establecimientos que aún no tengan implantado el pago con el móvil. En este caso, la tarjeta no tiene impreso ningún número visible. Apple se ha comprometido a no acceder a la información del cliente ni recoger datos sobre qué compra, dónde o cuánto gasta, mientras que Goldman no podrá usar los datos con fines publicitarios, ni siquiera para vender otros productos del banco. Solo podrá utilizarlos para aprobar o rechazar compras.

Desde Apple aseguran que su nueva tarjeta de crédito no tiene el objetivo de competir con otras como las de, por ejemplo, American Express, lo que justifica que los requisitos para obtenerla no sean tan estrictos, explica Bloomberg.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión