El rally del euro asusta al BCE: cree que el mercado ha malinterpretado la versión más académica de Draghi

Fuentes del banco central aseguran a Reuters que ha habido una sobrerreacción

  • La información ha provocado un brusco movimiento a la baja que ha borrado rápidamente
  • Técnicamente, el euro tiene tendencia alcista a corto plazo respecto al dólar... pero es bajista a largo plazo frente a la moneda estadounidense
Óscar Giménez
Bolsamania | 28 jun, 2017 16:04 - Actualizado: 17:37
draghi_2547869b-560x350
Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE)

EUR/USD

1,105

10:27 20/09/19
0,10%
0,00

La versión más académica de Mario Draghi ha resultado ser de todo menos instructiva. Pero sí ha tenido un reflejo en el euro. Y muy fuerte. La divisa europea se dispara respecto al dólar hasta máximos del año tras el discurso del presidente del Banco Central Europeo (BCE) este martes en Sintra (Portugal). Un repunte que la autoridad monetaria considera exagerado.

Ha habido una “sobrerreacción” ya que el mercado “ha malinterpretado” a Draghi, aseguran fuentes del BCE citadas por 'Reuters'. Esta información ha provocado un brusco movimiento en el mercado de divisas, ante la sensibilidad de los inversores sobre cuándo afrontará la institución el viraje de su política monetaria ultraexpansiva. Pocos detalles, o pistas, hacen falta para que haya un elevado volumen de compras o de ventas. Aunque "se debe prestar atención al tono muy prudente que se mantiene a largo plazo", advierten los analistas de Bank of America.

En este caso, el euro ha corregido desde 1,38 dólares hasta 1,129 dólares en apenas unos minutos. Pero poco tiempo ha necesitado también para recuperar su tendencia anterior, al volver a repuntar hasta los 1,1365 dólares. El cruce se dispara cerca de un 2% en poco más de 24 horas. El euro se revaloriza un 2% en el acumulado del año frente a la moneda norteamericana, y mantiene su "tendencia alcista de corto plazo", sostiene José María Rodríguez, analista técnico de 'Bolsamanía'. Pero a largo plazo, "el cruce está encajado dentro de un movimiento lateral-bajista desde comienzos de 2015", agrega.

Gráfico semanal euro/dólar

El mercado interpretó ayer el discurso de Draghi como el más 'halcón' de su periplo al frente del banco central, cerca de las voluntades alemanas. Lo hizo en su versión más académica, al tirar de clásicos de la ciencia económica como la holgura económica, la tasa Nairu (no aceleradora de inflación) o la Curva de Phillips (relaciona paro e inflación). El banquero italiano defendió su política monetaria y su impacto en la actividad económica de la Eurozona, con 16 trimestres consecutivos de crecimiento y "alrededor de 6,4 millones de puestos de trabajo" creados en el área monetaria "desde el inicio de la recuperación".

El economista señaló que para entender la dinámica de la inflación hay que dividir el proceso en dos partes. Al menos desde la óptica monetaria. Por una parte, su efecto en el crecimiento. Sin embargo, la derivada sería una transmisión monetaria que está fallando. Y lo hace porque la crisis aún deja importantes secuelas en la economía de la Zona Euro. Tanto una brecha entre el crecimiento actual sobre el potencial (holgura económica) como entre la tasa Nairu y la ratio de desempleo. En ambos casos, las diferencias entre variables hacen que el crecimiento no presione al alza la inflación.

SE BORRARÁ LA BRECHA...

Al hilo de este argumento, el presidente de la autoridad monetaria sostuvo en su participación en el Foro del BCE sobre banca central de Sintra (Portugal, cerca de Lisboa) que estas brechas tenderán a reducirse. Motivo suficiente para que se empiece a modificar su política, siempre "acomodaticia". En concreto, recordó la estimación de la Comisión Europea de que durante los dos próximos años se borrará la diferencia o 'gap' entre la tasa Nairu y el desempleo. Es decir, el mercado laboral comenzará a arrojar presiones inflacionistas a través de los salarios.

Esto supone un punto de apoyo para los que tratan de predecir cuándo el BCE retirará sus estímulos, articulados en torno a los tipos al 0%, el tipo de depósito en el -0,4%, y la política de compras de activos por valor de 60.000 millones de euros mensuales. "Podemos estar seguros de que nuestra política está funcionando y que los riesgos han disminuido. La amenaza de la deflación se ha ido y las fuerzas de reactivación están en juego", insistió el banquero italiano.

Este mensaje se suma a detalles del comunicado de la última reunión. Como eliminar del mensaje la posibilidad de que se vayan a bajar más los tipos. O, lo que es lo mismo, ligeras modificaciones en su 'forward guidance' -guía futura sobre el precio del dinero-. Pero de ahí a establecer el fin de los estímulos hay un trecho. Y muy grande, según el BCE. Pero para el mercado no ha sido suficiente la aclaración. El movimiento brusco ha durado unos minutos. El euro sigue subiendo ante la certeza de los inversores de que la política expansiva sin precedentes desde Fráncfort no será para siempre.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión